Ir a contenido

ALERTA DE SALUD

Récord de muertes relacionadas con las drogas en Escocia

La cifra de fallecimientos supone la tasa más elevada de la Unión Europea

El Periódico

La peor cifra de muertes relacionadas a la droga en más de veinte años

La peor cifra de muertes relacionadas a la droga en más de veinte años / Spencer Platt (Getty/AFP)

La cantidad de muertes relacionadas con las drogas en Escocia aumentó un 27% en el 2018, con 1.187 muertes, una cifra récord debido al uso de opioides, lo que supone la tasa más elevada de la Unión Europea (UE) y la peor cifra desde que comenzaron los registros, hace más de 20 años, según un informe de la Oficina de Estadísticas de Escocia publicado el martes.

La gran mayoría de las muertes (1.021) estuvieron relacionadas con el consumo de opiáceos u opioides como la heroína, la morfina o la metadona, aunque un gran número (792) también se debió a la ingesta de píldoras como diazepam y etizolam.

Números desproporcionados 

Escocia cuenta con una población de unos 5,4 millones de habitantes, se estima que existen unos 60.000 usuarios de drogas. En consecuencia, la tasa de mortalidad por drogas en Escocia es casi el triple de la del Reino Unido en su conjunto y más elevada que en cualquier otro país comunitario.

Según la oficina de estadísticas, las muertes afectan principalmente a los hombres (72%), el grupo de edad de 35 a 44 años (37%) y el área de Glasgow (33%), la ciudad más grande de Escocia.

El ministro de Salud Pública escocés, Joe FitzPatrick, calificó la cifra de "impactante" e instó al Gobierno británico a que transfiera al Parlamento regional las competencias necesarias en materia de gestión sanitaria.

"Es vital que esta tragedia se enfoque como un problema de salud pública, por lo que estamos preparados para tomar medidas innovadoras y audaces para salvar las vidas de quienes corren más riesgo", señaló FitzPatrick en un comunicado.

"Necesitamos dejar de criminalizar a las personas que usan drogas y ponerlas en contacto con los servicios de tratamiento, y también apoyamos las llamadas para salas de medicamentos en Glasgow y Dundee, así como los servicios de análisis de drogas. Las grandes ciudades ", agregó al comunicado.

Falta de unidad política 

Según la primera ministra británica, Theresa May, es necesario "garantizar que las personas no tomen drogas". Varios políticos escoceses también han pedido en el pasado la creación de salas de venopunción con supervisión médica, sin convencer al Gobierno conservador británico.