24 oct 2020

Ir a contenido

Disputa Política en EEUU

Trump sopesa el cese del secretario de Comercio tras una derrota judicial

Acusa a Wilbur Ross de fracsar en el intento de agregar al censo una pregunta sobre si la persona en cuestión es ciudadano estadounidense

El presidente de EEUU, Donald Trump, y el secretario de Comercio, Wilbur Ross (izquierda).

El presidente de EEUU, Donald Trump, y el secretario de Comercio, Wilbur Ross (izquierda). / EVAN VUCCI (AP)

El presidente de Estados UnidosDonald Trump, ha anunciado a sus asesores y aliados que está sopesando cesar al secretario de comercio, Wilbur Ross, tras encajar una derrota en el Tribunal Supremo en su intento de agregar al censo una pregunta sobre si la persona en cuestión es un ciudadano estadounidense, informa NBC News.

Aunque anteriormente Trump se había sentido frustrado con la gestión de Ross, en particular por algunas negociaciones comerciales fallidas con China, el secretario de Comercio de 81 años hasta ahora ha mantenido su puesto.

Queda poca confianza

Ross es un miembro original del equipo que Trump había nombrado cuando ganó la presidencia, pero es probable que deje su puesto este verano, según fuentes cercanas al presidente. En todo el Gabinete y los departamentos clave de la Casa Blanca hay al menos 20 puestos de altos cargos en funciones.

La decisión del Tribunal Supremo se produce un mes después de que el juez Jesse Furman ordenara a la Administración que suspendiera sus planes para incluir la controvertida cuestión.

¿Esta persona es un ciudadano de los Estados Unidos?, es la pregunta que Trump quiso incluir en el censo. La situación ha generado mucha polémica y ha tenido que resolverse antes de finales de julio para poder continuar con la impresión de los cuestionarios en papel, según lo programado. 

Posible discriminación

Según la Oficina del Censo, los grupos que están en contra de la propuesta de Trump denuncian la controvertida pregunta  (que no ha aparecido en los cuestionarios de censo en 70 años), porque argumentan que pueda reducir la participación del censo entre hogares con personas sin la condición de ciudadanos estadounidenses. Esto podría llevar a un conteo insuficiente de inmigrantes y comunidades de personas de otras razas, lo que tendría importantes implicaciones en la forma en que se compartirán el poder político y la financiación federal durante la próxima década.