Ir a contenido

PLENO EN ESTRASBURGO

Von der Leyen ofrece un seguro europeo de paro para los trabajadores

El único grupo que le ha garantizado su apoyo es el PPE mientras socialistas y liberales esperarán a este martes para pronunciarse

Silvia Martinez

La Eurocámara vota hoy si acepta a Ursula von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea. / JEAN-FRANÇOIS BADIAS (AP / VÍDEO: EUROPA PRESS)

La democristiana Ursula von der Leyen está decidida a convertirse en la primera presidenta de la Comisión Europea. Hasta el punto de que, pase lo que pase en la votación de este martes en el Parlamento Europeo –prevista a las 18 horas- ya ha anunciado que dimitirá de su cargo como ministra de Defensa de Alemania para “servir a Europa con todas sus fuerzas”. Un gesto que ha llegado acompañado este lunes de páginas y páginas de promesas a socialdemócratas y liberales para intentar contener la sangría de votos y sumar la mayoría absoluta que necesita para ser aprobada: 374 votos.

Se trata de la mitad más uno de un hemiciclo formado por 747 eurodiputados (cuatro menos de lo previsto porque ni Puigdemont ni Junqueras ni Comín ni un danés han recogido su acta). Un número asequible que a estas horas, sin embargo, sigue sin tener garantizado ya que solo su familia, el PPE (182 escaños), le ha confirmado su apoyo. A la espera de su intervención final este martes ante el pleno, Von der Leyen ha remitido dos cartas, a socialdemócratas (154 escaños) y liberales (108 escaños), para intentar satisfacer sus exigencias.

La alemana promete una Comisión Europea más ambiciosa contra el cambio climático y la reducción de las emisiones de CO2 al menos un 50% para el 2030 (respecto a 1990). Ofrece un reaseguro europeo de desempleo para los países afectados por choques externos, un instrumento legal para que todos los trabajadores en la UE dispongan de un salario mínimo que les permita vivir decentemente, aplicar con mayor flexibilidad las normas del pacto de estabilidad y crecimiento, un nuevo pacto en materia migratoria, una conferencia sobre el futuro de Europa y “mejorar” el sistema de los spitzenkandidaten –cabezas de lista de los grupos a presidir la Comisión- aunque sin comprometerse a proponer la creación de listas transnacionales en las elecciones europeas. También ofrece un mecanismo europeo sobre el estado derecho, con informes anuales, para evaluar la situación en los estados miembros, un colegio de comisarios paritario y dos vicepresidencias ejecutivas –Frans Timmermans y Margrethe Vestager- con el mismo peso que el vicepresidente y alto representante de la UE para la política exterior.

Sánchez y Costa cierran filas

Promesas que tanto el presidente español como su homólogo portugués han dado por buenas. “Seguiremos exigiendo más esfuerzos por la Europa social pero mañana debemos respaldar su candidatura. Europa debe avanzar. Debemos evitar el bloqueo”, ha avisado Pedro Sánchez. “Son compromisos positivos que justifican nuestro apoyo”, ha añadido Antonio Costa. Pese a la posición de ambos líderes el grupo socialista, lo mismo que los liberales, ha aplazado al martes su decisión. “La carta para un número importante de compañeros recoge muchas de las demandas que nuestra familia política ha planteado. Otros entienden que no están al cien por cien”, ha explicado la presidenta del grupo, Iratxe García. “Mañana veremos cuál es la posición final de nuestro grupo político”, ha añadido

La delegación alemana del grupo, lo mismo que la austriaca, mantiene su no a Von der Leyen, cuyo nombre fue pactado por sorpresa por los 28 durante una maratoniana cumbre hace dos semanas. Además, también descartan apoyar a la alemana los Verdes/Alianza Libre Europea (74 escaños) y la Izquierda Unitaria Europea (41 escaños). En función del número de disidencias, Von der Leyen podría compensar esa pérdida con los Conservadores y Reformistas Europeos (62 escaños), que aglutinan a los ultraconservadores polacos de Ley y Justicia (PIS), a Vox y a los nacionalistas flamencos de la N-VA.

Ultraconservadores y extrema derecha

El apoyo de los polacos, la delegación más potente del grupo, está sin embargo en el aire por el bloqueo a la exprimera ministra polaca, Beata Szydlo, que aspiraba a presidir la comisión de empleo de la cámara y que ha sido vetada de nuevo este lunes en el mismo cordón sanitario impuesto a la ultraderecha aglutinada entorno al grupo Identidad y Democracia (73 escaños) de Matteo Salvini y Marine Le Pen. Si la Eurocámara rechaza a Von der Leyen, el Consejo Europeo tendrá 30 días para designar a un nuevo candidato.

Y si cae la alemana también podrían ponerse en cuestión el resto de altos cargos designados el pasado 2 de julio: el primer ministro belga en funciones, Charles Michel, como próximo presidente del Consejo Europeo; a la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, como nueva presidenta del Banco Central Europeo y al ministro español de Exteriores en funciones, Josep Borrell, como nuevo jefe de la diplomacia europea.