Ir a contenido

MANO DE HIERRO

Trump lanzará las redadas contra inmigrantes el domingo

La operación de varios días en al menos 10 grandes ciudades buscará deportar a unas 2.000 personas

Idoya Noain

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos.

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos. / Reuters

Los inmigrantes sin papeles en Estados Unidos viven siempre bajo la amenaza de la deportación pero hay veces en que esa posibilidad se sabe más cercana, más certera, extendiendo el terror en la comunidad. Este es uno de esos momentos. La Administración de Donald Trump planea lanzar a partir de este domingo y durante varios días redadas en al menos diez grandes ciudades en las que busca detener y deportar a por lo menos 2.000 familias, según ha desvelado 'The New York Times'.

Se trata de una operación con la que Trump amenazó primero hace cerca de un mes, luego la pospuso supuestamente para dar opción a los demócratas a negociar una reforma de las leyes de asilo y refugio pero ha resucitado tras lograr que el Congreso, con votos demócratas, aprobara destinar 4.600 millones de dólares en concepto de "ayuda humanitaria" para la situación en la frontera.

Y han saltado las alarmas en Nueva York, San Francisco, Los Ángeles, Miami, Atlanta, Baltimore, Chicago, Denver y Houston, urbes identificadas por algunos medios como escenario de las redadas de la agencia ICE, así como en Nueva Orleans, ciudad que espera ya con inundaciones la llegada el sábado del potencial huracán Barry.

En busca de un "potente mensaje" disuasorio

Lo que Trump pretende es lanzar un "potente mensaje" disuasorio según explicó ya en junio Mark Morgan, entonces director de ICE, ahora comisionado de Protección de Fronteras y Aduanas y uno de quienes ha estado haciendo lobi directamente al presidente para realizar la operación. Y ha conseguido la luz verde para unas redadas a las que el mes pasado se opuso el entonces comisionado en funciones del Departamento de Seguridad nacional, Kevin McAleenan, en buena parte preocupado por la posibilidad de que las redadas tuvieran como resultado la separación de familias donde los hijos de inmigrantes son ciudadanos estadounidenses y también por las complicaciones logísticas.

En la diana de ICE estarán sobre todo, según las fuentes del 'Times', familias de inmigrantes que han entrado recientemente en EEUU y que tienen pendientes órdenes de deportación, en algunos casos por no comparecer ante los tribunales que estudian sus peticiones de asilo o refugio. Habrá también, no obstante, lo que se denomina deportaciones "colaterales", que afectan a inmigrantes que ICE no va a buscar expresamente pero se encuentran en el lugar donde se producen otros arrestos.

Tanto la exposición del plan en la prensa como los anuncios sobre las redadas que ha estado haciendo Trump pueden limitar su efectividad, pues muchos inmigrantes se han educado sobre cómo intentar eludir arrestos. La operación, en cualquier caso, le sirve al presidente para redoblar ante sus bases la imagen de mano de hierro con la inmigración.