Ir a contenido

LA NUEVA LEGISLATURA EUROPEA

La candidata a presidir la Comisión Europea no convence en la Eurocámara

Socialistas y Liberales expresan dudas y exigen compromisos antes de votar a favor mientras los Verdes anuncian su voto en contra

La nominada por los líderes de la UE, la alemana Ursula Von der Leyen, promete un Ejecutivo comunitario paritario

Silvia Martinez

Ursula von der Leyen, candidata a presidir la Comisión Europea, en Bruselas.

Ursula von der Leyen, candidata a presidir la Comisión Europea, en Bruselas. / AP / FRANCISCO SECO

A menos de una semana de la votación en Estrasburgo, la conservadora alemana Ursula Von der Leyen no tiene el camino despejado hacia la presidencia de la Comisión Europea. Más allá de su familia política, el Partido Popular Europeo, ninguno de los otros dos grandes grupos de la cámara –Socialdemócratas y Liberales- le han garantizado su apoyo en la investidura prevista para la próxima semana. Todo lo contrario. Durante el maratón de audiencias de este miércoles ambos grupos han expresado dudas ante la “vaguedad” de sus respuestas y le han puesto deberes a cambio de su apoyo. Los Verdes, el cuarto grupo de la cámara, han anunciado que votarán en su contra. 

“No hemos recibido suficientes respuestas, así que le enviaremos nuestras peticiones por escrito y la evaluaremos en función de las respuestas que recibamos. Mantendremos un debate en el grupo y después tomaremos una decisión”, ha anunciado la presidenta de los Socialdemócratas europeos, Iratxe García, tras las dos horas de examen a puerta cerrada al que han sometido a la candidata designada por los 28 jefes de Estado y de Gobierno de la UE para sustituir al luxemburgués Jean-Claude Juncker

Los socialistas afrontan este crucial voto -Von der Leyen necesitará al menos 376 votos- divididos y decepcionados con el acuerdo sobre altos cargos cerrado por los líderes europeos, que ha aupado a la ministra de Angela Merkel en detrimento del socialista Frans Timmermans. Algunas delegaciones, como la alemana, ya han anunciado que no darán su aval y hay otras delegaciones que ven con escepticismo el nombramiento. Según fuentes del grupo, la intervención de Von der Leyen ha sido “floja” y ha dejado más preguntas que respuestas. La misma sensación que ha dejado otras reuniones. “Se esperaba más de ella”, ha indicado otra fuente.

Condiciones de los liberales

Pese a la predisposición de los liberales de Renovar Europa a dar su aval la próxima semana, este grupo también ha puesto precio a su apoyo. “Nuestro grupo quiere jugar un papel constructivo pero nuestro voto no se puede dar por hecho. Hemos escuchado mensajes positivos, pero para la próxima semana necesitamos compromisos claros”, ha resumido el jefe de filas de los liberales de Renovar Europa, Dacian Ciolos

Si Von der Leyen quiere su respaldo tendrá que comprometerse con cuatro elementos: apoyar una conferencia sobre el futuro de Europa, crear un mecanismo sobre el estado de derecho para todos los Estados miembros que incluya sanciones, crear listas transnacionales para las próximas elecciones europeas y dar garantías de que Timmermans y la liberal danesa Margrethe Vestager tendrán el mismo peso y rango político como vicepresidentes del nuevo Ejecutivo.

Los Verdes votarán en contra

El más duro de los tres exámenes ha sido, sin embargo, el de los Verdes, que le han interrogado sobre política comercial, transporte, cambio climático, agricultura, inmigración, estado de derecho o defensa sin obtener respuestas satisfactorias. Hasta el punto de que el grupo, el cuarto de la cámara con más eurodiputados, ya ha anunciado que votará en contra. “Las declaraciones han sido decepcionantes. No hemos escuchado ninguna propuesta concreta. Hemos sido elegidos para un mandato por el cambio y no vemos cómo se puede conseguir un cambio con esta candidata”, ha criticado su copresidenta, Ska Keller.

Von der Leyen se ha comprometido a formar un colegio de comisarios paritario, con la mitad hombres y la mitad mujeres, a dar una cartera de relevancia a Vestager, la decarbonización de la economía en el 2050 y mantener una posición fuerte en defensa del estado de derecho. Sus palabras han sido insuficientes. “No es momento ni mi papel sacar conclusiones sobre su diálogo con los grupos pero queda trabajo por hacer”, ha admitido el presidente de la Eurocámara, David Sassoli, tras la reunión celebrada por la conferencia de presidentes que reúne a todos los presidentes de los grupos.