Ir a contenido

CULEBRÓN JUDICIAL

La justicia francesa absuelve a Bernard Tapie de un delito de estafa

El exministro y empresario próximo a Sarkozy estaba acusado de haber amañado un arbitraje para cobrar 403 millones del estado

Eva Cantón

El empresario francés Bernard Tapie. 

El empresario francés Bernard Tapie.  / BERTRAND GUAY (AFP)

El tribunal correccional de París ha dado este martes una sonora sorpresa en uno de los culebrones judiciales más largos de Francia: el que ha enfrentado durante más de una década al polémico exministro y empresario próximo a Nicolas Sarkozy, Bernard Tapie, con el banco Crédit lyonnais por la venta de Adidas.

Los jueces han absuelto a Tapie de un delito de estafa al no hallar pruebas de fraude en el arbitraje al que recurrió en 2008 para solucionar el contencioso, y que le permitió cobrar del Estado francés una indemnización de 403 millones de euros.

La tesis de la fiscalía, que había pedido para Tapie cinco años de cárcel, queda así desmontada al negar el tribunal que optar por un proceso de arbitraje fuera en sí sospechoso. La sentencia lo considera "completamente legal y justificado" teniendo en cuenta las fases y duración del proceso y dice que "no fue contrario a los intereses del Estado". El ministerio público no ha desvelado si recurrirá el fallo.

El caso arranca en realidad en 1992, cuando Tapie decide deshacerse de Adidas para evitar un conflicto de intereses, dado que en ese momento ocupa un ministerio en el Gobierno de Pierre Bérégovoy, primer ministro de François Mitterrand.

Tapie encarga la operación financiera a una filial del Crédit lyonnais, entonces una banca pública, a la que terminaría acusando de haber logrado una plusvalía de casi 400 millones de euros por un opaco montaje de reventa.

Ese es el origen del litigio, del que Tapie sale victorioso gracias al polémico arbitraje del 2008 que generó un notable escándalo y llegó a sentar en el banquillo a la entonces ministra de Economía de Nicolas Sarkozy, Christine Lagarde, hoy al frente del Fondo Monetario Internacional (FMI) y futura directora del Banco Central Europeo (BCE).

A Lagarde se le reprochó acudir a un arbitraje privado y no a la justicia ordinaria para resolver el conflicto que enfrentaba a Tapie con el Estado francés y fue condenada por negligencia en 2016, pero dispensada de la pena por el Tribunal de Justicia de la República.

Durante el juicio, Bernard Tapie, de 77 años, ex presidente del Olympique de Marsella, asiduo a los tribunales y hoy aquejado de un cáncer de estómago que le ha impedido asistir al anuncio del veredicto, intentó demostrar enérgicamente que no había robado al contribuyente.

Un fallo sorprendente

El fallo es como poco sorprendente, porque contradice la conclusión a la que llegó el tribunal de casación en 2015 -durante un proceso civil y no penal como ahora- que culminó obligando a Tapie a devolver el importe de la indemnización, al entender que sí hubo fraude en el arbitraje.

En todo caso, la sentencia pronunciada este martes por el correccional es una gran victoria para la defensa de Tapie y la de los otros seis implicados en el caso, entre ellos el director general de Orange y exmano derecha de Lagarde, Stéphane Richard. Todos han sido exculpados.

"Con una rara independencia, el tribunal ha expresado un fallo de una claridad excepcional y para todos nosotros es una inmensa satisfacción y una enorme liberación", ha declarado el abogado de Tapie, Hervé Temine. El principal interesado ha recibido la noticia emocionado y "al borde de las lágrimas".

"En un país que no se resigna a ser como Corea del Norte, se acaba siempre encontrando magistrados que piensan en el derecho antes que en hacer carrera", ha dicho Tapie en el diario La Provence, del que es accionista mayoritario.

La absolución del tribunal penal no tendrá ninguna incidencia en la sentencia civil que anuló el arbitraje y condenó al empresario a devolver al Estado algo más de 400 millones de euros con intereses.

Temas: Francia