13 jul 2020

Ir a contenido

EL FUTURO DE EUROPA

Corbyn pedirá un segundo referéndum del 'brexit' y defenderá la permanencia en la UE

Los laboristas anuncian en una carta a sus bases que defenderán la permanencia en la UE

Begoña Arce

El líder laborista Jeremy Corbyn. 

El líder laborista Jeremy Corbyn.  / PETER NICHOLLS (REUTERS)

No es el salto definitivo que esperan muchos militantes de la oposición británica, pero si un paso muy significativo para neutralizar el ‘brexit’.   Los laboristas cambian oficialmente su postura y Jeremy Corbyn exige al futuro primer ministro británico conservador, nombramiento que casi con toda seguridad recaerá en Boris Johnson,  someter a referéndum cualquier acuerdo que se adopte sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

En una carta a las bases, difundida tras una reunión de la directiva laborista, Corbyn indica que los laboristas harán en esa segunda consulta, "campaña por la permanencia, frente a una salida sin acuerdo o un pacto ‘tory’, que no proteja, ni la economía, ni el empleo". "Quien quiera que se convierta en el nuevo primer ministro debe tener la confianza de someter su acuerdo, o la falta del mismo, a una consulta popular", indica Corbyn.

El próximo 23 de julio se conocerá el nombre del sucesor de Theresa May, con Johnson, partidario de 'brexit' duro, muy destacado en la carrera para hacerse con el puesto.

Confusión intolerable

La nueva posición del Partido Laborista no termina sin embargo de ser transparente e inequívoca. Corbyn no aclara qué haría la formación, en caso de que se convoquen elecciones anticipadas, y si continuaría entonces con la promesa de seguir adelante con el plan de la salida de la Unión Europea.

El anuncio se produjo pocas horas después de que los cinco principales líderes sindicales se pronunciaran a favor de una segunda consulta. Pero los sindicatos dejaron claro que su principal opción es la de unas elecciones generales antes del ‘brexit’ y si ganaran los laboristas, estos deberían negociar un nuevo acuerdo con Bruselas y someterlo al voto de los ciudadanos.

 En esa eventualidad el partido, según sugieren los sindicatos, debería hacer campaña en favor de la salida.  El laborista Hillary Bent, presidente del comité parlamentario para el ‘brexit’, que ha hecho campaña por una segunda consulta, considera impensable esa posibilidad. "No puedo ver el que los laboristas vayan a unas  elecciones generales diciendo que van a cumplir el ‘brexit’,  porque es muy difícil que  puedan ganar una elección  esas circunstancias2, señala. Otro diputado laborista, Phil Wilson, advertía que, "los votantes y las bases no van a tolerar más confusión o el seguir arrastrando los pies".  

Fracaso en las urnas

El anuncio de Corbyn supone en todo caso un gran vuelco a la línea oficial del laborismo, en este asunto crucial, que le desgarra internamente y diezma sus posibilidades en las urnas. Hace dos años, Corbyn, entonces muchísimo más popular que ahora, prometió cumplir el resultado del referéndum y apoyó en votación la puesta en marcha del Artículo 50. Llegó incluso a pedir que ese mecanismo de salida de la UE entrara en acción inmediatamente.

El dirigente se negó rotundamente a respaldar una campaña laborista en favor de la permanencia, ante la posibilidad de un segundo referéndum, que tampoco aceptaba en un principio. Pero el desgaste del proceso sin resultado alguno, su ambigüedad y el intento de complacer, tanto a los simpatizantes laboristas a favor de la permanencia, como a los de la salida, condujo a un rotundo fracaso en las últimas elecciones europeas, donde los laboristas apenas obtuvieron el 13,6% de votos y quedaron en tercer lugar.

 Un reciente sondeo de YouGov la pasada semana, les colocaba en cuarta posición en unas elecciones generales, tras conservadores, el Partido del Brexit y los liberales. Corbyn es consciente de que el contencioso europeo "ha venido dividiendo a nuestras comunidades y en ocasiones a nuestro propio partido también". Pero no existe una solución a gusto de todos.

Traición

La decisión de la directiva va a enfurecer a los diputados laboristas dependientes de las circunscripciones electorales en las que los votantes tradicionales del partido son mayoritariamente favorables al ‘brexit’ e interpretarán el giro de Corbyn como una traición y un echarse atrás.

El líder laborista recuerda en su carta, que había intentado proponer un compromiso para mantener al país muy próximo a la una unión aduanera y en, "una relación fuerte en el seno del mercado único", pero Theresa May rechazó la propuesta.