Ir a contenido

País inseguro

El Salvador: Continua el estado de emergencia en las prisiones por la violencia

El presidente Nayib Bukele informó que esta decisión se debe a que las pandillas siguen matando personas y los homicidios se planean desde las prisiones

El Periódico

Miembros de las pandillas salvadoreñas son sometidos por las autoridades.

Miembros de las pandillas salvadoreñas son sometidos por las autoridades. / AFP

El estado de emergencia decretado el pasado 21 de junio en los 28 centros penales de El Salvador, como parte de las medidas que contempla el plan de seguridad "Control Territorial", continuará por tiempo indefinido, anunció el presidente salvadoreño, Nayib Bukele.

El mandatario señaló durante una conferencia en la Casa Presidencial, que el estado de emergencia "no será levantado" hasta que los miembros de las pandillas "dejen de matar a los salvadoreños".

Medidas extremas

"No vamos a levantar la emergencia en centros penales hasta que (los pandilleros) dejen de matar a los salvadoreños. Si los homicidios siguen, continuará el régimen de emergencia en las cárceles", dijo Bukele, quien el pasado 20 de junio lanzó el plan de seguridad "Control Territorial" para reducir los índices de violencia.

El estado de emergencia contempla el aislamiento total de los reos y se prohíbe las visitas de los familiares. De acuerdo con las autoridades de Seguridad del país centroamericano, desde las cárceles se ordenan la mayoría de homicidios que se registran, entre estos los cometidos contra miembros de la Policía y del Ejército.

Combatir a las pandillas

Diversos sectores han criticado las medidas de seguridad contempladas en el plan "Control Territorial", dado que no representan un cambio radical respecto a la política contra las pandillas implementada durante el Gobierno anterior.

Al igual que Bukele, el Ejecutivo de Salvador Sánchez Cerén (2009-2014) implementó estados de emergencia en las prisiones, mantuvo aislados a los presos y desplegó unidades elite para combatir a los miembros de estructuras criminales.

El Salvador es considerado uno de los países más violentos del mundo por las tasas de homicidios por cada 100.000 habitantes de entre 103 y 50,3 registradas entre 2015 y 2018, índices atribuidos principalmente a las pandillas Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18.