01 jun 2020

Ir a contenido

La Eurocámara elige al socialista David Sassoli nuevo presidente

El eurodiputado italiano ha necesitado dos rondas de votación para conseguir la mayoría absoluta necesaria

La elección es parte del pacto cerrado el martes por los líderes de la UE para repartir la cúpula de altos cargos

Silvia Martinez

David Maria Sassoli tras ser elegido al frente del Europarlamento.

David Maria Sassoli tras ser elegido al frente del Europarlamento. / FREDERICK FLORIN / AFP

No ha habido sorpresas. El pleno del Parlamento Europeo ha elegido al socialdemócrata italiano, David María Sassoli (Florencia, 1956), como su nuevo presidente. El político italiano, que ocupará el cargo durante los dos próximos años y medio, ha necesitado de dos rondas de votación para conseguir la mayoría absoluta necesaria e imponerse a los otros tres candidatos presentados por los Verdes (la alemana Ska Keller), la Izquierda Europea (la española Sira Rego) y los Conservadores y Reformistas (el checo Jan Zahradil).

La victoria de Sassoli, que sustituye en el cargo a otro italiano, el conservador Antonio Tajani, es reflejo del acuerdo político de los jefes de estado y de gobierno de la UE para repartir los nuevos puestos institucionales. De hecho, ni el Partido Popular Europeo ni los liberales de Renovar Europa han presentado candidato a esta presidencia para evitar deserciones en sus filas y garantizar el respeto de este pacto.

Aún así, los apoyos recibidos confirman que esta coalición alguna baja en sus filas. Entre los tres grupos suman 444 eurodiputados (182 el PPE, 154 los S&D y 108 los liberales) pero de entre los presentes (704 de 751 eurodiputados) solo 325 han apoyado al socialista durante la primera votación y 345 en la segunda ronda (necesitaba 334). Aún así han sido más que suficientes para imponerse a sus contrincantes que se han quedado a mucha diferencia. Zaharil ha recibido 160, Keller 119 y Rego 43.

Los Veintiocho acordaron el martes los nombres de los cuatro dirigentes que estarán al frente, a partir de este otoño, de las principales instituciones de la UE. El liberal belga Charles Michel, al frente del Consejo Europeo, el socialista español Josep Borrell como alto representante para la política exterior y de seguridad común de la UE, la conservadora francesa Christine Lagarde como presidenta del Banco Central Europeo y la democristiana alemana Ursula von der Leyen, como presidenta de la Comisión Europea, un cargo que debe ser aprobado por la Eurocámara por mayoría absoluta (376 votos) durante la sesión plenaria de la semana del 15 de julio. El resultado de este miércoles pone de manifiesto que podría tener más complicaciones de las esperadas.

Legislatura partida

El nombre del responsable que dirigirá el Parlamento Europeo durante esta legislatura, el único puesto en el que no tienen directamente voz los líderes europeos pero que indudablemente forma parte del paquete de altos cargos, era el último que quedaba por dirimir. Es más, los líderes también acordaron que la presidencia estará la mitad de la legislatura en manos de un socialista y la otra mitad en manos de un popular. Algo que dos de las candidatas a presidir la Cámara han afeado este miércoles. 

"No podemos aceptar que la presidencia de esta Cámara se acepte como moneda de cambio en las bambalinas del Consejo", ha avisado la copresidenta de los Verdes, Ska Keller. "Presentamos esta candidatura desde el convencimiento de que mientras algunos grupos y los gobiernos de la UE han mercadeado con los sillones, la vida ahí fuera continúa y el futuro de millones de personas depende de las decisiones que tomemos en este Parlamento", ha recordado Sira Rego, representante de IU y candidata de la Izquierda Unitaria Europea que ha pedido en su intervención la creación de comisión especial sobre cambio climático y que la Eurocámara proporcione amparo y cobertura legal a toda persona que sea perseguida por salvar vidas.

Sassoli, periodista de profesión y miembro del Partido Democrático italiano, es eurodiputado en el grupo de los socialistas y demócratas desde 2009 y ha sido miembro de la comisión de desarrollo, de transportes y turismo esta última legislatura así como jefe de la delegación italiana y vicepresidente del Parlamento Europeo. El movimiento MeToo de la Eurocámara ha criticado rápidamente al ya nuevo presidente del Parlamento Europeo por no haber respondido a sus solicitudes de entrevista para abordar los abusos sexuales en la Eurocámara ni firmar su petición. Una reivindicación que ha recogido Keller en su discurso que ha pedido durante el pleno al nuevo presidente Sassoli ayuda para "restaurar los derechos parlamentarios de Oriol Junqueras".