20 sep 2020

Ir a contenido

EN ESTRASBURGO

El presidente del Parlamento Europeo se elegirá este miércoles

La elección tendrá lugar el miércoles, incluso si los líderes europeos no llegan a un acuerdo para designar al presidente de la Comisión Europea

Paralelamente a la constitución de la Eurocámara, en Bruselas se está celebrando la tercera jornada de negociaciones para escoger a los altos cargos de la UE

S. Martínez / J. Regué / B. López

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, en Bruselas.

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, en Bruselas. / AFP / EMMANUEL DUNAND

La elección del próximo presidente del Parlamento Europeo, sucesor de Antonio Tajani, tendrá lugar el miércoles tres de julio, incluso si los líderes europeos no llegan a un acuerdo para designar al presidente de la Comisión Europea, según ha anunciado un portavoz, quien ha afirmado que "de ninguna manera se modificará" la decisión de celebrar la votación el 3 de julio. La decisión no ha gustado a muchos de los líderes de la Unión Europea, que hubieran preferido que la elección del presidente de la Cámara tuviera lugar después de haber escogido al de la Comisión.

Sin embargo, el Parlamento ha pospuesto hasta el martes a las 22.00h la fecha límite para que los parlamentarios propongan sus candidaturas para participar en la primera ronda de votaciones el miércoles, dando así tiempo suficiente a los líderes reunidos en Bruselas para cerrar un acuerdo definitivo sobre la nueva cúpula que dirigirá las instituciones europeas durante los próximos cuatro años. Los líderes de los diferente países se han reunido este martes por tercera vez en la capital belga tras dos intensos días de negociaciones fallidas.

La alemana Ska Keller para los Verdes y el checo Jan Zahradil por los Conservadores y Reformistas, ambos spitzenkandidaten de sus respectivos grupos, ya se han postulado como candidatos. También se ha presentado la española Sira Rego por la Izquierda Unitaria Europea.

Constitución de la Eurocámara

La sesión de apertura de la novena legislatura Parlamento Europeo ha comenzado con unas palabras de bienvenida del Presidente Antonio Tajani, declarando abierta la sesión, según informa Sílvia Martínez desde Bruselas. Los eurodiputados favorables al Brexit se han puesto de pie y han dado la espalda al pleno mientras ha sonado la Oda a la Alegría, el himno de la Unión Europea. Por otro lado, algunos eurodiputados contrarios al Brexit lucian camisetas amarillas con el eslógan "Stop Brexit".

Los eurodiputados del Partido del Brexit, de espaldas al pleno de la Eurocámara mientras suena el himno de la Unión Europea / VINCENT KESSLER (REUTERS)

Concentración independentista

En la esplanada de delante de la sede de la Eurocámara en Estrasburgo se han concentrado unos 6.000 manifestantes para denunciar la ausencia de los tres eurodiputados electos catalanes, Carles PuigdemontToni Comín y Oriol Junqueras y para exigir que estos puedan ejercer como tales. Los manifestantes, conjurados desde las ocho de la mañana, han gritado consignas como "Puigdemont, el nostre president" y "Ho tornarem a fer", haciendo referencia al referéndum del 1-O, según informa Júlia Regué desde Estrasburgo.

Durante la mañana, el expresidente catalán y el exconseller han barajado la opción, junto a su abogado Gonzalo Boye, de entrar en Francia a través de la frontera con alemania pero parece ser que finalmente han desestimado esta propuesta por el alto riesgo de una detención y han dado media vuelta, de regreso a Waterloo.

Dentro del pleno,varios eurodiputados, entre ellos la 'numero dos' de ERC Diana Riba, han mostrado al inicio de la sesión constitutiva del Parlamento europeo tres carteles con la imagen de Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Toni Comín para reivindicar sus derechos como eurodiputados. El eurodiputado irlandés del Sinn Féin Matt Carthy ha denunciado el hecho que los tres representantes catalanes no puedan entrar en la Eurocámara y ha pedido al presidente, Antonio Tajani, que haga una declaración.

Reunión de los líderes en Bruselas

Pedro Sánchez ha llegado a la cumbre para decidir los altos cargos de la Unión en Bruselas defendiendo el mismo acuerdo al que llegaron durante la cumbre del G-20 los líderes de España, Holanda, Alemania y Francia: el socialista Timmermans como presidente de la Comisión Europea y el popular Weber como presidente de la Eurocámara. El presidente en funciones del Gobierno español ha calificado de "inaceptable" el hecho que algunos líderes cuestionen la figura del socialista holandés por haber defendido los principios, valores y tratados de la UE, informa Silvia Martínez.

Según fuentes del Gobierno, Sánchez se ha reunido a primera hora con primeros ministros del PSE antes de que se hayan ido sucediendo varias reuniones en la oficina de la delegación española: Sánchez se ha reunido con el primer ministro portugués Antonio Costa y el presidente francés, Emmanuel Macron, a los cuales se les han sumado más tarde los primeros ministos de los Países Bajos y Bélgica, Mark Rutte y Charles Michel, para coordinar las posturas de socialistas y liberales.

Por otro lado, los países del grupo de Visegrado se han reunido para coordinarse antes de que empiece la negociación por la elección de los altos cargos, que por ahora empezará a las 14h de este martes, según ha informado el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. El inicio de la cumbre se ha ido posponiendo para dar tiempo a los líderes de la UE para continuar sus consultas.

La propuesta inicial de los líderes europeos del G-20

En un principio, los líderes europeos que asistieron a la cumbre del G-20 acordaron repartirse los altos cargos de la UE de forma que la presidencia de la Comisión caería en manos del socialdemócrata holandés, Frans Timmermans, del grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, al cual pertenece el PSOE. El Partido Popular Europeo continuaría ostentando la presidencia del Parlamento Europeo, de la mano del alemán Manfred Weber, postulándose como sucesor del también popular Tajani.

Los populares, el grupo más votado en las pasadas elecciones del 26-M también pasarían a ostentar el cargo de alto representante para la política exterior de la UE, un cargo que desde su creación ha estado siempre en manos de los socialistas y que hasta ahora ostentaba la italiana Federica Mogherini. Por otro lado, la presidencia del Consejo Europeo, que ahora también ostentaba el PPE con Donald Tusk, podría cederse al grupo liberal, seguramente al belga Charles Michael.

Sin embargo las intenciones de los líderes España, Holanda, Alemania y Francia se vieron truncados por la firme oposición de los países del grupo de Visegrado -Polónia, Hungría, República Checa y Eslovaquia-, quienes consideran a Timmermans que "divide Europa y no entiende a Europa central". No fueron los únicos que se posicionaron en contra del acuerdo inicial, pues varios miembros del PPE rompieron filas con canciller alemana Angela Merkel por haber aceptado, sin una consulta interna previa, un acuerdo que consideran insuficiente para el partido más votado en el 26-M.