Ir a contenido

CUMBRE DEL G-20

Trump y Xi Jinping se dan otra tregua en la guerra comercial

EEUU congela las nuevas subidas arancelarias y China comprará más productos agrícolas a los norteamericanos

El G-20 sigue sin lograr unanimidad a favor del acuerdo climático de París

Rosa María Sánchez

Donald Trump y Xi Jinping acuerdan reanudar las negociaciones comerciales. / BRENDAN SMIALOWSKI (AFP / VÍDEO: EFE)

Nueva patada al balón hacia adelante. El presidente de EEUU, Donald Trump, y el de China, Xi Jinping, han acordado en Osaka (Japón), en una reunión al margen del G-20, darse una nueva tregua en la guerra comercial que enfrenta ambas potencias desde hace un año.

La reunión que han mantenido ambos líderes en Osaka no ha servido para anunciar la paz, en forma de acuerdo comercial. Nadie lo esperaba tampoco. Pero al menos no se ha saldado con un recrudecimiento de la guerra. Lo que se acordado es una tregua por un espacio de tiempo aún sin precisar y dos compromisos iniciales: EEUU no impondra nuevos aranceles a las importaciones y China aumentará sus compras de productos agrícolas estadounidenses.

Se levanta el veto a Huawei

Además la Casa Blanca permitirá a las empresas de EEUU que vendan productos al fabricante chino Huawei, según ha anunciado el presidente estadounidense, Donald Trump, en rueda de prensa poco después de reunirse con Xi Jinping en un encuentro que calificó de "excelente".

Mientras tanto, "vamos a trabajar con China para ver si podemos llegar a un acuerdo", afirmó. "Si podemos llegar a un acuerdo será un evento histórico", avanzó.

Escasa ambición

El 'alto el fuego' acordado entre ambas potencias poco antes de la finalización de la cumbre de los países más ricos del mundo y las principales economías emergentes, pone un broche de esperanza al cierre de la reunión del G-20 que los mandatarios han celebrado durante dos días en la ciudad portuaria de Osaka, en Japón.

La cumbre se ha saldado con un comunicado poco ambicioso en el que apenas se constata una "intensificación" de las tensiones comerciales y geopolíticas en el mundo, sin llegar a establecer una condena explícita del proteccionismo, lo cual hubiera impedido la firma de Trump del texto final.

El documento reitera el compromiso de avanzar en la reforma de la Organización Mundial del Comercio (OMC) como árbitro del comercio internacional.

Acuerdo climático a 19

Tampoco se ha logrado avanzar en un mayor apoyo de los líderes mundiales al Acuerdo de París contra el cambio climático. Igual que pasó en la cumbre argentina de Buenos Aires, el comunicado del G-20 de Osaka solo ha concitado 19 firmas para su capítulo sobre el clima, volviéndose a quedar fuera EEUU.

Como pasó entonces, el comunicado de Japón reafirma la "irreversibilidad" de los Acuerdos del París" y recoge el compromiso a la "plena implementación" de las medidas nacionales contra el cambio climático (con la excepción de Estados Unidos), que serán actualizadas en el 2020. 

Como novedad respecto a Buenos Aires, el documento añade una referencia al "fuerte compromiso" de Estados Unidos para la protección medioambiental. Tras subrayar que "EEUU reitera su decisión de retirarse de los Acuerdos de París" se añade (como novedad respecto al comunicado argentino) que eso es así "porque suponen una desventaja para los trabajadores y contribuyentes estadounidenses".

Con todo, el primer ministro nipón, Shinzo Abe, en su calidad de anfitrión de la cumbre, optó por destacar que los líderes del G-20 "lograron encontrar un terreno común" frente a la crisis climática, pese a las divergencias entre sus miembros.

"Al final se ha logrado no dar un paso atrás en la lucha contra la mayor amenaza del planeta, la emergencia climática", es la lectura en positivo que logró presentar el presidente español, Pedro Sánchez, en la rueda de prensa ofrecida la clausura de la cumbre.

Al menos, las negociaciones de última hora en Japón han servido para evitar que otros países se sumaran al bloque de EEUU. Existían dudas sobre si Brasil, Arabia o Turquía podrían acabar retirándose del Acuerdo de París.

"Se ha evitado retroceder, pero nosotros debemos ir mucho más lejos", ha dicho el presidente francés, Enmanuel Macron, en relación a los firmantes del compromiso climático.

Tres puntos para la esperanza

Haciendo balance de las dos jornadas (28 y 29 de junio) con decenas y decenas de reuniones formales e informales que han mantenido la treintena de mandatarios del mundo reunidos en Japón, se podría decir que la escasa ambición del comunicado oficial se ha visto compensada por tres cuestiones.

De un lado, se ha mantenido a salvo el amenazado multilateralismo (en tanto que sinónimo de cooperación internacional) que representa la organización del G-20 desde el estallido de la crisis financiera del 2008.

En segundo lugar, por la tregua en la guerra comercial con la que se ha saldado la 'cumbre dentro de la cumbre' entre los presidentes de EEUU y China.

Y en tercer lugar, por el anuncio de un acuerdo comercial entre la Unión Europea y Mercosur después de 20 años de negociaciones, que, en palabras del presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Jucnker, alumbra "el mayor bloque comercial del mundo" (con transacciones por más de 780 millones de euros y un ahorro de unos 4.000 millones en aranceles para la Unión Europea). Este acuerdo, según Pedro Sánchez, "lanza un mensaje a favor del multilateralismo en un momento de tensiones comerciales".