Ir a contenido

Crisis social

Nicaragua: Obtiene su libertad definitiva un "preso político", el primero de la lista

El campesino Max Cruz, recibió la notificación por parte del Poder Judicial como resultado de la polémica Ley de Amnistía establecida por el Gobierno de Daniel Ortega

El Periódico

Protestas sociales en Nicaragua en contra del gobierno de Daniel Ortega.

Protestas sociales en Nicaragua en contra del gobierno de Daniel Ortega. / OSWALDO RIVAS (REUTERS)

Un campesino habitante de una isla de Nicaragua, se convirtió en el primer "preso político" en recibir la libertad definitiva tras una polémica Ley de Amnistía, en el marco de una crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos en protestas antigubernamentales, informó su defensa.

El campesino Max Cruz, quien vive en la Isla de Ometepe, compuesta por dos volcanes que emergen del Gran Lago de Nicaragua, recibió su notificación de libertad definitiva por parte del Poder Judicial, informó el abogado defensor, Maynot Curtis. 

Cruz, quien pasó cinco meses en prisión, entre octubre de 2018 y marzo pasado, era procesado por los delitos de daño agravado, incendio, robo agravado y exposición de personas al peligro.

Otros beneficiados

El campesino, que sobrevivió a siete disparos detonados por un policía el día que lo arrestaron junto a su esposa, estaba en prisión cuando uno de sus hermanos se suicidó en Managua tras varios días con hambre, porque no podía salir a la calle debido al asedio policial, según dijo en una grabación antes de morir.

Otros que recibieron su libertad definitiva junto con el campesino fueron los ex "presos políticos" Luis Miguel Díaz, también habitante de la isla, y Carlos Silva, de Managua, quienes, al igual que Cruz, fueron detenidos al participar en protestas contra el presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo. Mientras la liberación de Díaz fue confirmada por Curtis, Silva divulgó la noticia en sus redes sociales.

La liberación definitiva por medio de la recién aprobada Ley de Amnistía no fue apreciada por los manifestantes, quienes afirman que dicha legislación realmente no beneficia a los "presos políticos" pues sostienen que ellos no han cometido delitos, en cambio, creen que favorece a los policías y paramilitares que han matado presuntamente a cientos de opositores.

Una situación polémica

"No debo presentarme más a firmar a los juzgados. ¡Qué bien! Resulta que ahora tengo que estar agradecido con ellos (Ortega y Murillo) por su perdón y por su bendita amnistía. ¡Su madre...!", escribió Silva en su cuenta de Facebook.

Aunque el Gobierno se comprometió a liberar de forma definitiva a todos los que la oposición llama "presos políticos" en marzo pasado, en las negociaciones con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, para sacar al país de la crisis, las autoridades únicamente habían dado casa por cárcel a 620 manifestantes.

Según el Comité Pro Liberación de Presas y Presos Políticos, todavía hay 91 manifestantes en los calabozos de Nicaragua, y otros 102 de quienes no se ha tenido información desde que fueron capturados. Nicaragua vive una crisis sociopolítica que en 14 meses ha dejado cientos de manifestantes presos, desaparecidos o encarcelados, mientras que decenas de miles de nicaragüenses han huido al exilio.