12 ago 2020

Ir a contenido

ACUERDO HISTÓRICO

La UE y Mercosur alcanzan un acuerdo comercial histórico

El pacto con Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay da acceso a a las empresas europeas a un mercado de 260 millones de habitantes

Abel Gilbert

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el pasado junio. 

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el pasado junio.  / REUTERS / YVES HERMAN

Después de 20 años de unas negociaciones que parecían no llegar a ningún lugar, la Unión Europea (UE) ha cerrado un acuerdo de libre comercio con el Mercosur, el bloque sudamericano que integran Argentina y Brasil, sus dos principales economías, Uruguay y Paraguay. Los intercambios comerciales entre la UE y el Mercosur llegaron a los 87.600  millones de euros el año pasado. Se espera un flujo mayor a partir de la puesta en marcha del acuerdo que dará acceso a las empresas europeas a un mercado de 260 millones de personas.

En los días previos al anuncio habían circulado rumores de un nuevo traspié en las negociaciones, atribuidos a la resistencia francesa a rubricar el acuerdo con un país como Brasil, que amenaza con abandonar los Acuerdos de París contra el cambio climático.

Otras aristas estrictamente económicas parecían poner en peligro los avances realizados. En ese contexto, España encabezó los esfuerzos por evitar una nueva frustración. A través de una carta compartida por Alemania, Holanda, Portugal, Suecia, la República Checa y Lituania se le recordó al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que, en medio de una "creciente amenaza" del proteccionismo y "otros factores geopolíticos" que debilitan el comercio mundial,  la UE tenía "una oportunidad histórica" de cerrar uno de sus acuerdos "más importantes".

La misiva daba cuenta de lo que se ponía en juego frente a una eventual nueva demora: "Estamos en una encrucijada. La Unión Europea no puede ceder ante el argumento populista y proteccionista sobre la política comercial, un área en la que sus logros son innegables. Debemos aprovechar el impulso político actual en Mercosur y no dejar que se cierre su ventana de oportunidad".

El pacto terminó por definirse en Bruselas con el tiempo necesario para que pudiera ser anunciado en el marco de la cumbre del G-20 que se celebra en Osaka, Japón, y de la cual participan, además de Pedro Sánchez y Angela Merkel, los presidentes de Argentina y Brasil, Mauricio Macri y Brasil, Jair Bolsonaro.

El doble de población

La UE tiene una población de 510 millones de personas, cerca del doble de la que vive en los países que componen el bloque sudamericano forjado en 1991 y del cual fue suspendido Venezuela en el 2017 por razones políticas.

La Unión Europea exportó al Mercosur por 45.000 millones de euros e importó por 42.700 millones, en especial productos agropecuarios. Desde los países de esta región se envía casi el 80% de las carnes que consumen los europeos. Los defensores del acuerdo aseguran que se han desatado nudos que permitirán un crecimiento beneficioso para ambas partes. La UE abrirá casi la totalidad de su comercio. En el caso del Mercosur, la apertura será del 90%. 

Ahorro de 4.000 millones en aranceles

Las firmas europeas ya no tendrán que pagar unos 4.000 millones en aranceles.  Según se informó también, la UE liberalizará el 99% de las importaciones agrícolas. Ese fue el tema más espinoso de las negociaciones en particular por las aprensiones de algunos países de la UE como Francia, Polonia e Irlanda, temerosos del impacto de la apertura en sus sectores agropecuarios.

A la vez se eliminarán los aranceles de importación del 81,7% de los productos. En cuanto al 17,7% restante se informó que habrá cuotas o similares. Gracias al acuerdo, Mercosur ha obtenido plazos de hasta 15 años para liberalizar sectores sensibles de sus economías. La alianza comercial con la UE favorecerá una mayor competitividad de las pequeñas y medianas empresas del Mercosur, además del acceso a las innovaciones tecnológicas.

El Gobierno argentino no tardó en saludar lo que calificó de hito histórico. "El acuerdo alcanzado asegura los principales objetivos trazados por los países del Mercosur ya que mejora las condiciones de acceso en bienes y servicios para nuestras exportaciones, a la par que permite un tiempo de transición para la apertura comercial de los bienes y servicios europeos y preserva herramientas de desarrollo industrial en campos como propiedad intelectual, compras públicas y defensa comercial". En términos similares se expresó el Palacio de Itamaraty en Brasilia.