Ir a contenido

atentado del Estado Islámico

Un policía muerto y ocho personas heridas en un doble ataque suicida del Estado Islámico en Túnez

El primer ataque ha ido dirigido contra un coche de policía y el segundo contra una comisaría

El Periódico / Agencias

El escenario del ataque suicida en la capital de Túnez.

El escenario del ataque suicida en la capital de Túnez. / FETHI BELAID (AFP)

El terrorismo vuelve a golpear a Túnez.  Al menos un agente de policía murió y ocho personas más resultaron heridas en un doble atentado aparentemente suicida perpetrado este jueves en dos puntos distintos de la capital tunecina, informaron a Efe fuentes de Seguridad.

El primero y más grave de los ataques se produjo poco antes del mediodía en la céntrica calle Charles de Gaulle, próxima a la blindada embajada de Francia, cuando un hombre se abalanzó contra un coche de Policía que patrullaba una zona a esa hora ensamente poblada de gente. Pocos minutos después, un segundo suicida se ha hecho explotar cerca de una comisaría de policía en el distrito de al-Qarjani.

Caos y un tercer ataque desmentido

"Ha sido una explosión enorme que ha sacudido toda la calle. La gente ha salido corriendo en todas las direcciones", explicó a Efe un testigo a escasos metros de la zona próxima a la entrada de la medina turística. Minutos después, el ministerio de Interior informó de que "uno de los dos agentes heridos graves ha fallecido. Tres civiles han sido trasladados a un hospital con heridas de diferente gravedad", agregó.

El lugar del ataque fue rápidamente acordonado por los servicios de Seguridad, que dispersaron a policías y curiosos y facilitaron la llegada de las ambulancias a la zona, que en apenas tres horas ya había recobrado su rutina. Casi al mismo tiempo que el suicida, cuyo cadáver quedó disperso en el suelo, atentaba en el centro de la capital, un segundo kamikaze causó cuatro heridos más al hacer estallar un paquete de explosivos junto a un cuartel de las fuerzas especiales de la lucha antiterrorista, en el barrio capitalino de Al Gorjani.

"Se ha abierto una investigación para esclarecer los ataques", cuya autoría fue reivindicada por Estado Islámico, aseguró el ministerio.

Diversas fuentes informaron, asimismo, de una tercera explosión en la ciudad balneario de Susa, uno de los principales centros de vacaciones en el país, información que fue desmentida después por las autoridades.

Este es el primer ataque que sacude la capital desde que el pasado octubre una joven de apenas 20 años causara 15 heridos al hacer estallar la carga que portaba en el bolso frente a una patrulla de la Policía en la céntrica avenida Habib Bourguiba, también cerca de la embajada de Francia.Las autoridades indicaron entonces se que se trataba de una mujer que procedía de las zonas rurales y tenía vínculos con células locales ligadas a grupos yihadistas globales como la organización del Estado Islámico.

Verano turístico y antes de elecciones

Estado Islámico ha reivindicado la autoría de unos ataques que llegan pocos meses antes de las elecciones y en plena temporada turística, la cual quería aprovecharse para recuperar visitantes y así mejorar la situación de crisis económica. Se teme que los atentados vuelvan a desincentivar tanto a turistas como a inversores y que por lo tanto, la situación económica del país empeore aún más.

A pesar de ser el único país de la región del Norte de África y Oriente Medio que ha conseguido consolidar un sistema democrático tras la serie de revueltas conocidas como 'Primaveras' Árabes, en los últimos años se ha consolidado una elevada tasa de desempleo y a nivel económico tampoco se han producido mejoras importantes. Túnez ha estado luchando contra distintos grupos armados que operan en zonas alejadas cerca de la frontera con Argelia desde las revueltas de 2011, que derrocaron al dictador Zine Abidine Ben Ali, quién entonces era el presidente del país.  Además, es el cuatro país del mundo en número de ciudadanos que durante la última década han viajado a Libia y Siria para sumarse organizaciones yihadistas como el Estado Islámico, solo por detrás de Rusia, Arabia Saudí y Jordania.

Este es el atentado más grave perpetrado en Túnez desde que en 2015 una cadena de tres atentados en la capital y en Susa segara la vida de 72 personas, 60 de ellos turistas extranjeros y 12 miembros de la Guardia Presidencial. Los ataques, que hundieron el turismo, una de la principales industrias de un país sumido en una grave crisis económica, fueron reivindicados por una rama salafista radical local vinculada al citado grupo yihadista.