Ir a contenido

Descontento social

Hong Kong se moviliza para presionar a China antes de la cumbre del G20

Con protestas masivas y tratando de encontrar apoyo en la comunidad internacional, cientos de personas marcharon para hacer visible su situación ante el mundo

El Periódico

Manifestantes ocupan el vestíbulo de la Torre Revenue en Hong Kong.

Manifestantes ocupan el vestíbulo de la Torre Revenue en Hong Kong. / EPA

Cientos de manifestantes marcharon vestidos de negro y en silencio, a 19 consulados extranjeros en Hong Kong para entregar cartas en las que les instan a presionar al presidente chino, Xi Jinping, sobre la situación en la excolonia británica en la próxima cumbre del G20, que tendrá lugar en Japón.

"Animamos a los países a que presionen a China en el G20 para que planteen sus preocupaciones sobre Hong Kong, defiendan el alto grado de autonomía y el entorno de libre comercio y protejan los derechos de sus ciudadanos a hacer negocios", reclamaron.

China niega los problemas

El plan de protesta llegó después de que el ministro asistente de Asuntos Exteriores chino, Zhang Jun, asegurara que su país "no permitirá" que se aborde el tema de las protestas en Hong Kong en el marco de la cumbre, dado que se trata de un "asunto interno" del gigante asiático en el que "ningún país ni individuo extranjero" debe intervenir.

"Esto demuestra que China quiere evitar los problemas de Hong Kong, y es por eso que los residentes debemos hacer un llamamiento serio a los países extranjeros para que planteen esta cuestión que Xi Jinping quiere evitar, para forzar a Xi a revisar la política actual de Hong Kong", dijeron los manifestantes.

Como parte de la estrategia, los activistas de Hong Kong han recaudado más de 5 millones de dólares de Hong Kong (640.000 dólares, 564.000 euros) en una campaña de financiación colectiva para insertar anuncios en 13 periódicos internacionales de 9 países, en un intento de conseguir que el polémico proyecto de ley de extradición figure en la orden del día de la cumbre G20 en Osaka (Japón) de esta semana.

La recaudación de fondos alcanzó su objetivo original de 3 millones de dólares de Hong Kong (384.000 dólares, 338.000 euros) en diez horas, en las que más de 20.000 donantes hicieron contribuciones.

Presión internacional

El anuncio consiste en una carta abierta en la que se pide a los ciudadanos extranjeros que presionen a sus gobiernos antes de la cumbre, a la que asistirán Xi y el jefe de Finanzas de Hong Kong, Paul Chan. "Ahora necesitamos su apoyo: que se escuchen nuestras voces en sus gobiernos y consulados; que la libertad prevalezca en la próxima cumbre del G20 y más allá. Podemos salvarnos si actuamos ahora", ruega la misiva.

Después de visitar los 19 consulados (representantes de los países que participan de la cumbre), los manifestantes mantendrán una segunda reunión, una manifestación organizada por el Frente Civil de Derechos Humanos a las 20.00 hora local (12.00 GMT). Uno de los coordinadores, Jimmy Sham, dijo que el tema será "Liberen a Hong Kong, ahora la democracia". Los organizadores invitarán a diferentes profesionales a anunciar una declaración conjunta en varios idiomas y hablarán sobre la relación entre Hong Kong y la comunidad internacional.