Ir a contenido

CRÓNICA DE UN REGRESO

Los rehenes de los Beatles: 19 hombres y 4 mujeres

Marginedas compartió cautiverio con un nutrido grupo de periodistas y cooperantes de países occidentales

Algunos cautivos fueron liberados, pero los prisioneros de EEUU y Reino Unido fueron asesinados

Marc Marginedas

Marc Marginedas en Raqqa, en las ruinas de la casa donde transcurrió parte de su cautiverio.

Marc Marginedas en Raqqa, en las ruinas de la casa donde transcurrió parte de su cautiverio. / MINIMAL FILMS

Aunque apenas recibíamos noticias del exterior, siempre tuvimos plena conciencia del impacto mundial que acabaría teniendo aquella crisis de rehenes. Éramos 19 hombres y cuatro mujeres, la mayoría cooperantes o periodistas, capturados en diversos puntos de Siria desde finales del 2012 hasta el otoño del 2013, y concentrados progresivamente en un lugar secreto del norte del país por el autoproclamado Estado Islámico para el Levante e Irak (ISIS) que luego se haría llamar Estado Islámico (EI) a secas, un grupo extremista de reciente formación que superaba en radicalismo y brutalidad lo visto hasta entonces.

Los principales países pertenecientes a lo que los medios de comunicación frecuentemente denominamos como ‘Occidente’ estaban debidamente representados allíEEUU, Gran BretañaFranciaEspaña, ItaliaAlemaniaBélgica, Dinamarca….  Trasegando por sótanos y mazmorras cuyas dimensiones, en la mayoría de las ocasiones no superaban los 20 metros cuadrados, formábamos un abigarrado grupo de prisioneros con una densidad humana que muy probablemente excedía lo vivido una década antes, durante la guerra de Irak, cuando las milicias de Al Qaeda en Mesopotamia dirigidas por Abú Musab al Zarqaui secuestraron a activistas, contratistas y periodistas europeos y estadounidenses.

Irracionalidad y crueldad

La participación de extremistas nacidos y venidos de países como Francia o el Reino Unido no solo constituyó una novedad respecto a lo vivido en el país mesopotámico diez años atrás, sino que añadió un punto de irracionalidad y crueldad al confinamiento. Al fin y al cabo, lo que estaban viviendo en Siria muchos de mis compañeros era un secuestro a manos de sus propios conciudadanos, es decir individuos británicos o franceses que encerraban, maltrataban o golpeaban a personas de su misma nacionalidad.  

La crisis se inició en noviembre del 2013, con la captura de John Cantley, fotógrafo británico, y James Foley, periodista 'freelance' estadounidense que trabajaba para una publicación online de Boston. En los meses siguientes, fueron detenidos, de forma aleatoria, reporteros y cooperantes que se adentraban en Siria, a medida que las fuerzas radicales y los combatientes extranjeros iban imponiendo sus puntos de vista entre la insurgencia siria, apartándola de su objetivo original, consistente en derribar al régimen de Bashar el Asad, e iniciar una transición democrática, y orientándola hacia la formación de un supuesto califato en el norte de Siria donde se aplicaría una aberrante versión de la religión islámica.

Un mes en régimen de aislamiento

A James y John les siguieron el italiano Federico Motka, el británico David Haines, el danés Daniel Ottosen, los franceses Didier FrançoisEdouard EliasNicolas Henin y Pierre Torres, el norteamericano Steven Sotloff... Yo fui capturado a principios de septiembre del 2013 en los alrededores de Hama. Y después de pasar un mes confinado en régimen de aislamiento en una celda de un hospital de Alepo reconvertido en prisión, fui trasladado a un edificio abandonado en las afueras de la segunda ciudad siria, donde me uní al grueso de los rehenes. Mis compañeros españoles Javier Espinosa y Ricard García Vilanova, capturados cerca de Tel Abyad a finales de septiembre, se unieron a nosotros poco antes de acabar el 2013.

El Guántanamo sirio

Tres radicales británicos enmascarados, cuyo acento revelaba su origen londinense, asumieron la gestión de la operación. Cantley les bautizó con el apodo de los Beatles, por su tendencia a golpearnos en cada ocasión en que nos visitaban (en inglés, 'to beat us up'). Su idea era recrear, en una mansión del norte de Siria, una suerte de Guantánamo para presos occidentales, donde se nos dispensaría el mismo trato que EEUU concede a los radicales en la base cubana. Vestiríamos un mono de color naranja –el mismo color de los atuendos carcelarios en la isla caribeña- con un número árabe en la espalda, nuestra única identificación.

El ‘Guantánamo sirio’ tuvo finalmente una muy corta vida. Llegamos allí a finales del 2013, pero a principios del 2014, los continuos problemas del  Estado Islámico o Daesh con el resto de las milicias insurgentes sirias propiciaron a la postre su expulsión de Alepo 'manu militari', lo que obligó a nuestros captores a trasladarnos precipitadamente hasta Raqqa, ciudad a 200 kilometros al este y convertida ya en la capital de los ultrarradicales, en una enloquecida huida a bordo de un convoy que durante varios días vagabundeó por el desierto sirio. El periodo que permanecimos allí puede considerarse como el momento crítico del secuestro. Los secuestradores británicos vivían a apenas unos metros de nosotros, nos vigilaban en permanencia y nos sometian a diario a sus ocurrencias y locuras.  

A principios de marzo, fui separado del grupo, trasladado a la frontera turca y finalmente liberado. Luego seguirían Javier, Ricardo y los demás. Pero en agosto de ese año, cuando de nuestro grupo ya solo quedaban rehenes británicos y estadounidenses, la coalición internacional encabezada por EEUU inició su campaña de bombardeos contra el autoproclamado califato. Y James, Steven, David, Alan, Peter o Kayla, todos ellos compañeros de cautiverio, acabaron corriendo la suerte de todos conocida.  

LOS 23 REHENES DEL EI EN SIRIA

Asesinado

Liberado

BASADO EN LA INFORMACIÓN DE ‘THE NEW YORK TIMES’

2012

2013

2014

2015

NOV

ENE

ABR

JUL

OCT

ENE

ABR

JUL

OCT

ENE

Primer 

secuestro.

Iban juntos

Cantlie

Foley

Primera ejecución pública

James Foley

PERIODISTA

(EEUU)

John Cantlie

PERIODISTA

(REINO UNIDO)

No se sabe

si vive o murió en

un bombardeo.

El Gobierno 

británico dijo en 

febrero del 2019

que estaba vivo 

Otros presos vieron

el vídeo de su asesinato

Sergey Gorbunov

INGENIERO

(RUSIA)

Federico Motka

COOPERANTE

(ITALIA)

David Cawthorne Haines

COOPERANTE

(REINO UNIDO)

Tercer

decapitado

Daniel Rye Ottosen

FOTOPERIODISTA

(DINAMARCA)

Didier François

PERIODISTA

(FRANCIA)

Edouard Elias

FOTOPERIODISTA

(FRANCIA)

Toni Neukirch

(ALEMANIA)

        

Nicolas Henin

PERIODISTA

(FRANCIA)

Pierre Torres

FOTOPERIODISTA

(FRANCIA)

Sotloff

Segundo

decapitado

Muerte

confirmada,

aunque se

desconoce

la fecha

Steven Sotloff

PERIODISTA

(EEUU)

Kayla Mueller

COOPERANTE

(EEUU)

Espinosa

Marginedas

Vilanova

Marc Marginedas

(ESPAÑA)

PERIODISTA

Javier Espinosa

(ESPAÑA)

PERIODISTA

Ricardo García Vilanova

DÓNDE FUERON

CAPTURADOS

(ESPAÑA)

FOTOPERIODISTA

Peter Kassig

COOPERANTE

(EEUU)

Atmeh

Alan Henning

Raqqa

Idleb

Alepo

Cuarto

decapitado

COOPERANTE

(REINO UNIDO)

SIRIA

Hama

Latakia

100 KM

Cinco trabajadores

de Médicos sin Fronteras

fueron secuestrados

en un hospital en enero.

Tres fueron liberados en

abril y dos, en mayo

Damasco

Desconocido