Ir a contenido

El Senado de EEUU bloquea la venta de armas a Arabia Saudí

Trump está dispuesto a utilizar su poder de veto para que la transacción se materialice

Ricardo Mir de Francia

Activistas caracterizados como Trump y Bin Salmán protestan ante el Departamento de Estado de EEUU, reclamando sanciones contra Arabia Saudí por la muerte de Khashoggi. 

Activistas caracterizados como Trump y Bin Salmán protestan ante el Departamento de Estado de EEUU, reclamando sanciones contra Arabia Saudí por la muerte de Khashoggi.  / REUTERS / KEVIN LAMARQUE

Más de medio siglo de estrecha alianza con Washington no se borra de un plumazo, particularmente cuando al otro lado hay uno de los países más ricos del mundo, pero el nombre de Arabia Saudí empieza a arrastrar un aura tóxica en la capital estadounidense. La Cámara alta del Congreso ha aprobado este jueves varias resoluciones para bloquear la venta de armas al Reino de los Saud, un paquete de 8.000 millones de dólares que Donald Trump impulsó invocando sus poderes de emergencia para circunvalar la autoridad del parlamento en lo que concierne a las transacciones de armas.

La medida del Senado es un gesto de repudio hacia la política saudí de Trump, un país que se ha ganado muchos enemigos en EE UU a raíz del asesinato del periodista Jamal Khashoggi y los abusos cometidos en la guerra de Yemen.  

La primera de las resoluciones se aprobó por 53 votos a favor y 45 en contra. Siete republicanos la respaldaron, una muestra de que el malestar con el régimen de Riad no se limita exclusivamente al Partido Demócrata. Se espera que durante el día se aprueben otras dos resoluciones para bloquear la operación prácticamente por completo. Más tarde se trasladarán a la Cámara de Representantes, donde no se esperan sorpresas, dado que los demócratas controlan la cámara.

En cualquier caso, el portazo del Congreso, motivado entre otras cosas por la decisión de Trump de acelerar la venta utilizando sus poderes ejecutivos, está llamado a ser solo un gesto porque el presidente ya ha anunciado que recurrirá a su poder de veto para que se imponga su criterio. Ese veto podría romperse con dos tercios de los votos en cada una de las cámaras, pero por el momento no existe esa mayoría cualificada. 

La Administración ha defendido la venta argumentando que servirá para contrarrestar la "urgente amenaza iraní" en Oriente Próximo, pero en el Capitolio muchos creen que solo ayudará a espolear la guerra en la región. "Durante muchos meses esta Administración no ha logrado demostrar que la venta a los saudís vaya a mejorar su respeto a los derechos humanos en Yemen o que sirva para avanzar los valores e intereses estadounidenses en la región", ha dicho el senador demócrata, Bob Menéndez.  Ya en mayo, el Senado votó para frenar la participación estadounidense en la guerra de Yemen, pero Trump invalidó la resolución al emitir el segundo veto de su presidencia.