Ir a contenido

ORIENTE PRÓXIMO

'Això era casa meva', la voluntad de acercar el conflicto sirio

El sirioespañol Gabriel Garroum y Xavi Segura presentan un documental sobre los aspectos más mundanos de vivir en un país en guerra

Marina Sardiña

Fotograma del documental ’Això era casa meva’ (Esto era mi casa). 

Fotograma del documental ’Això era casa meva’ (Esto era mi casa). 

Alepo se convierte en una ciudad negra y oscura. Cuando mirabas por la ventana podías ver como el cielo se juntaba con la tierra". Samira ha vivido ocho años de guerra en Siria desde el interior de su casa en la ciudad vieja de Alepo. "Cuando caía un mortero me tiraba todo el café que tenía en el fuego y eso me cabreaba mucho". La alepina es uno de los personajes que aparecen en el documental 'Això era casa meva' (Esto era mi casa) de su sobrino, Gabriel Garroum, y el productor audiovisual Xavi Segura, que se emitirá el domingo 9 de junio en el programa '30 minuts' de TV3.

"Mi peor experiencia era ver que todos los cristales de la casa estaban destrozados", relata en el documental la mujer, que pasó meses encerrada en su casa, mientras fuma un cigarro. La guerra como condición de vida: "cuando vives en un entorno de conflicto te genera ansiedad ver el exterior afectado, pero cuando el interior también se ve dañado -domésticamente hablando- te genera más miedo", explica Garroum. 

Los barrios de la capital comercial siria, como en otras ciudades, se transformaron en frente de batalla. "El hombre que habla en el vídeo desde una antigua panadería convertida en frente de guerra, me contó que su milicia había dormido en mi casa", dice sorprendido. La guerra en Siria penetró también en las casas, ahora deshabitadas, de los más de 6.500 millones de refugiados han huído del país desde el inicio del conflicto en el 2011

Un puente de empatía

El reportaje comezó en agosto del 2018, cuando Garroum consiguió regresar a Siria para recabar información para su doctorado. Sin apenas equipo ni presupuesto, Segura decidió acompañar a su amigo en su viaje a Damasco y a Alepo, los principales escenarios del documental. "Me gustaba su visión de análisis micropolítico, de analizar qué esconden las guerras". Por ello Garroum se convierte en el punto de unión entre el espectador y la población siria.

El documental genera preguntas y son los sirios quienes las responden. "La voluntad era acercar mediante un hilo personal un conflicto que parece lejanomuy violento y difícil de entender", añade Garroum. "Espero que sea un puente de empatía", resume Segura. Mientras que Garroum cuestiona la culpabilidad de regresar esporádicamente a Siria: "me siento como el Indiana Jones de turno, ¿cuál es la actitud política y éticamente responsable para responder al sufrimiento?"

El librero de Alepo

Personajes como Jabra, el librero del barrio alepino de Al Jdeydeh, que mantuvo abierta su librería bajo las bombas, pese a que -como cuenta en el documental- tuviera que cambiar varias veces las puertas de su oficina -dañadas por la metralla- o dormir entre libros. "Es una historia bonita porque nunca cerró la librería, pese a que secuestraron y mataron a su hijo", dice Garroum sobre el librero de pelo canoso y ojos claros, "tiene un punto de dignidad muy fuerte". 

"Alepo es una ciudad difícil de catalogar, su identidad no es clara, sus idiomas son híbridos. Pero es una ciudad orgullosa de su legado histórico, de su piedra y su comida". Garroum vuelve al barrio natal de su padre, Al Jdeudeh, se adentra en el amplio patio semidestruido de su casa. Sentado en la fuente sin agua del interior de su casa manifiesta la voluntad de reconstruir su hogar familiar

Futura reconstrucción

Se calcula que hay más de 6.200 millones de desplazados internos en Siria, que se suman a los miles de refugiados que todavía no saben si podrán regresar algún día a sus hogares por la situación de inseguridad que aún vive el país. Los intereses económicos y políticos en la reconstrucción de Siria también generan polémica. "Para tener una compensación por la destrucción de sus casas, los sirios tienen que demostrar que esa casa era suya, algo imposible porque los registros están destruídos". Pese a esto, el documental muestra como muchos sirios están intentando volver a darle forma a los barrios derruídos y retornar la vida a las ciudades. 

Reflexionar durante media hora sobre qué significa vivir en conflicto desde un prisma más delicado es el propósito de 'Això era casa meva', donde el sufrimiento y la muerte están narrados desde la honestidad y la resiliencia de sus protagonistas. "Explicamos las guerras como si fueran un tablero de ajedrez, pero el lector no tiene porqué conocer como funciona una guerra urbana, esa información no le genera empatía ni conocimiento", se queja Garroum. 

"Nosotros recibimos píldoras informativas, la idea es recapacitar sobre lo que significa que la guerra apareza en tu entorno más íntimo. La guerra altera tu rutina, tu identidad política y tu forma de ver el mundo", concluye. 

El librero de Alepo en un fotograma del documental 'Això era casa meva' (Esto era mi casa).