Ir a contenido

Justicia argentina

Cristina Kirchner invoca al papa Francisco para criticar su situación judicial

Después de un nuevo procesamiento, la ex presidenta hizo suya la preocupación del pontífice por la politización de la justicia

Fernández de Kirchner y parte de su entorno enfrentan varias causas en su contra por presunta corrupción en la obra pública

Abel Gilbert

Cristina Fernandez de Kirchner podría ir a prisión por supuestos sobornos a empresarios.

Cristina Fernandez de Kirchner podría ir a prisión por supuestos sobornos a empresarios. / Reuters

Cristina Fernández de Kirchner se encamina en un año electoral a enfrentar su segundo juicio oral y público después de que el juez federal Claudio Bonadío la procesara en una causa por presunta "cartelización" de la obra pública y de las concesiones de las carreteras. La ex presidenta y actual candidata a vicepresidente de Alberto Fernández de cara a los comicios de octubre evitó esta vez comentar el dictamen en particular e hizo suyas recientes palabras del papa Francisco sobre los peligros que depara en América Latina la politización de los tribunales. En un video que ha circulado por las redes sociales, el pontífice de origen argentino hizo saber de su "preocupación" ante "una nueva forma de intervención exógena" que se da "a través de los procedimientos legales" y las "tipificaciones judiciales". Para el Papa, "el lawfare (guerra jurídica), además de poner en serio riesgo la democracia de los países, generalmente es utilizado para minar los procesos políticos emergentes". Jorge Bergoglio llamó a "detectar y neutralizar este tipo de prácticas" para así "garantizar la calidad institucional de los estados".

El concepto de lawfare fue definido a comienzos del siglo XXI por el general estadounidense, asesor del Pentágono, Charles Dunlap,  quien valoró la importancia de transformar “códigos legales en balas”. Nadie esperaba que el papa considerara dicha práctica como "la impropia actividad judicial en combinación con actividades multimediáticas paralelas".  

La intervención de la máxima autoridad de la Iglesia Católica le vino a la ex mandataria como anillo al dedo. "Imperdibles 59 segundos de Francisco hablando de la manipulación del Poder Judicial con fines de persecución política a opositores", consideró Fernández de Kirchner en su cuenta de twitter. Fue el modo que eligió para responder al nuevo procesamiento. En el mismo pronunciamiento, el juez Bonadío decició eximir de responsabilidades penales a Gianfranco Macri, hermano del actual presidente, Mauricio Macri

"Por las redes sociales Cristina usó un video del Papa para sugerir que es víctima de una persecución", señaló el diario Clarín. El pontífice no tuvo una buena relación con el matrimonio Kirchner mientras se desempeñaba como arzobispo de la ciudad de Buenos Aires. De hecho, tanto la presidenta como su extinto exposo que la había precedido en el Gobierno, sostenían en privado que Bergoglio era el verdadero jefe de la oposición. Pero los vínculos cambiaron a partir de su nombramiento como papa, en 2013. La ex jefa de Estado lo visitó en el Vaticano en más de una oportunidad.

Las palabras de Francisco formaron parte de su discurso durante la clausura de la Cumbre Panamericana de Jueces sobre Derechos Sociales y Doctrina Franciscana, celebrada el martes pasado. En el marco de esas deliberaciones, el pontífice se encontró con Eugenio Zaffaroni, un ex integrante del Tribunal Supremo argentino de abiertas simpatías con el kirchnerismo.

La inquietud papal por los usos de la justicia en América Latina encuentran un cercano antecedente. La semana pasada, Bergoglio le envió una carta al ex presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, quien cumple una condena en la cárcel de Curitiba dictada en el marco de un controvertido proceso que lo sacó el año pasado de la carrera electoral en la que era favorito. En la misiva, Francisco recordó la muerte y resurrección de Jesucristo y subrayó que "el bien vencerá al mal, la verdad vencerá la mentira y la Salvación vencerá la condenación".