Ir a contenido

Un juez de EEUU frena el cierre de la última clínica abortista de Misuri

La medida cautelar permitirá a Planned Parenthood seguir operando con normalidad hasta que el caso se reabra la semana que viene

Ricardo Mir de Francia

Planned Parenthood es la única clínica que aún practica abortos en Misuri.

Planned Parenthood es la única clínica que aún practica abortos en Misuri. / EFE

Salvada por la campaña. Un tribunal estadounidense ha frenado el cierre de la última clínica abortista que quedaba en Misuri, solo unas horas antes de que expirara su licencia para seguir ofreciendo servicios para interrumpir voluntariamente el embarazo. La medida cautelar adoptada por el juez Michael Steltzer permitirá a la clínica de Planned Parenthood seguir operando con normalidad hasta el próximo martes, cuando el caso volverá a los tribunales. El gobernador de Misuri, que acaba de aprobar una de las leyes antiabortistas más restrictivas del país, se había negado a renovar su licencia alegando que la clínica viola varias regulaciones estatales, una acusación negada por la Planned Parenthood, que considera la medida puramente política. 

Las maniobras para cerrar la clínica llegan en plena ofensiva de los estados más conservadores de Estados Unidos para restringir el aborto y obligar al Tribunal Supremo a reevaluar el que ha sido un derecho fundamental de las mujeres desde 1973. Hace unos días aprobó una ley que prohíbe el aborto tras las primeras ocho semanas de gestación, también en casos de violación e incesto. Si acabara saliéndose con la suya, Misuri se convertiría en el primer y único estado del país sin una sola clínica abortista.

Planned Parenthood, que presta servicios principalmente en las zonas más desfavorecidas del país, celebró con alivio la decisión del juez. “Un tribunal estatal acaba de bloquear el atroz intento de Misuri de eliminar el acceso al aborto en el estado”, afirmó la organización a través de las redes sociales antes de reconocer que la victoria es solo temporal y la batalla continúa.