22 sep 2020

Ir a contenido

crisis en italia

Di Maio logra el apoyo de las bases pese a la contestación interna

El dirigente consigue un 80% de los votos en la consulta sobre su liderazgo en el M5S

El resultado de las elecciones europeas ha debilitado su posición en el Gobierno ante sus socios de la Liga

El Periódico

El vicepresidente de Italia y líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigui di Maio.

El vicepresidente de Italia y líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigui di Maio. / Massimo Percossi (EFE)

Luigi di Maio amarró el liderazgo del Movimiento 5 Estrellas (M5S) al conseguir hoy un abrumador apoyo en la consulta interna en la que puso su cargo a disposición de las bases después de los pésimos resultados obtenidos en los comicios europeas del pasado domingo. Esta debacle electoral abrió una brecha en el seno de la formación que forma parte del Gobierno italiano en coalición con la ultraderechista Liga, de Matteo Salvini, y muchas voces pidieron su dimisión. El M5S obtuvo el 17,1% de los votos, frente al 32,8% que logró en los comicios generales del 2018.

Ante esta situación, el actual líder del partido resolvió someter su liderazgo al voto de los afiliados, que se pronunciaron sobre si apoyan o no la gestión del joven dirigente de 32 años, que ocupa una de las vicepresidencias del Gobierno además de dirigir el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Económico.  En la consulta, organizada a través de la plataforma Rousseau y que gestiona la propia formación, Di Maio obtuvo la aprobación del 80% de los inscritos. Además, el partido destacó la gran participación en esta consulta, con 56.127 votantes. Según afirmaron ellos mismos, se trata de un récord no solo en el Movimiento 5 Estrellas, sino «a nivel mundial en términos de democracia digital».

Pacto de Gobierno

«No he escapado nunca de mis deberes y si algo hay que cambiar en el Movimiento lo haremos. Pediré el voto de los inscritos sobre mi cargo de jefe político, porque es justo que seáis vosotros los que os expreséis y los únicos a los que tengo que rendir cuentas de mis acciones», escribió Di Maio en el blog del partido antes de dar comienzo la votación. «El Movimiento 5 Estrellas nunca pierde: o gana o aprende. Y ahora estamos comenzando de nuevo. Volveremos más fuertes que antes, os lo aseguro. Buen voto a todos», añadió. 

Posición de debilidad

El batacazo en las europeas y el auge de la Liga ha dejado al M5S en una posición de debilidad en la coalición gubernamental que forman con el partido de Salvini. En total, el M5E perdió 6,2 millones de votos, mientras su socio en el Gobierno de coalición, la ultraderechista Liga de Salvini se hizo con el 34 % de los votos y se convirtió en el primer partido en Italia.

Aunque ambos partidos han insistido en que el pacto de Gobierno tiene que durar los cinco años de la legislatura, las distancias cada vez son mayores y ahora los resultados de las elecciones al Parlamento europeo podrían forzar la crisis. Los comentaristas y medios italianos ya dan casi por hecha dicha crisis y avanzan la convocatoria de elecciones generales para finales de septiembre. También lanzan la hipótesis de que se está preparando el relevo en el M5S con Alessandro di Battista, que se alejó de la política durante un año para dejar espacio a Di Maio y con un perfil más batallador que el actual líder.

Demasiadas funciones

Las críticas a Di Maio proceden de destacados dirigentes del partido, como el senador Gianluigi Paragone, que ha echado en cara al líder del M5S que concentre mucho poder y demasiadas funciones dentro del Gobierno italiano. "Si uno quiere actuar como Superman, debe de demostrar que lo es", afirmó Paragone el miércoles al diario 'Corriere de la Sera'.  "A lo largo de estas últimas 48 horas se han dicho muchas cosas contra mí. Siempre ha asumido mis responsabilidades y nunca he ahorrado esfuerzos en la campaña electoral", aclaró, por su lado, Di Maio.

El fundador de M5S, el cómico Beppe Grillo, que mantiene todavía un gran peso en el partido a pesar de haberse retirado de la escena política, ha apoyado explícitamente a Di Maio. "El Movimiento ha sufrio una derrota y hay que recuperarse", ha escrito en su página web. Grillo ha afirmado también sentirse "herido" por los comentarios de algunos miembros del M5S "como si se tratase de una bajada en las ventas de una compañía multinacional". "Luigi no ha cometido ningún delito y no está implicado en ningún escándalo. Él debe de continuar la batalla que ha empezado", ha concluido.