Ir a contenido

crisis política

Una moción de censura pactada por sociademócratas y ultras tumba al Gobierno de Austria

Tras ganar las elecciones europeas los conservadores del canciller Sebastian Kurz son expulsados del Ejecutivo

El presidente austríaco nombrará a un gobierno provisional hasta las elecciones de septiembre

Carles Planas Bou

Sebastian Kurz.

Sebastian Kurz. / AP / RONALD ZAK

La alegría le ha durado poco al canciller austríaco Sebastian Kurz. Tras una noche de celebración por los buenos resultados obtenidos en las elecciones europeas de este domingo, el Partido Popular Austríaco (ÖVP) ha sido destronado del Gobierno al verse incapaz de superar una moción de censura impulsada por los socialdemócratas (SPÖ) y pactada con el ultraderechista Partido por la Libertad (FPÖ).

Este mediodía la oposición ha sumado sus votos para lograr una mayoría que tumba al Ejecutivo austríaco y evita que Kurz siga al frente del país hasta las elecciones anticipadas que se celebrarán en septiembre. Tras 185 intentos fallidos, esta ha sido la primera moción de censura que ha prosperado en Austria desde 1945. El presidente del país, Alexander Van der Bellen, deberá designar en los próximos días un canciller que lidere la transición hasta el otoño. Este domingo quiso insistir en que el éxito de la moción contra Kurz no supone una “crisis de Estado”.

Escándalo ultra

Los nacionalistas anti-inmigración se cobran así la cabeza de quien hasta hace una semana era su socio aliado en el Ejecutivo de Viena. El pasado 18 de mayo el vicecanciller y líder islamófobo Heinz-Christian Strache se vio forzado a dimitir de todos sus cargos tras destaparse un vídeo en el que caía en una trampa y negociaba con una falsa oligarca rusa la concesión de favores políticos a cambio de donaciones ilegales a su partido.

Dos días más tarde y temeroso de sufrir el desgaste de sus aliados, el canciller Kurz forzó la salida de los ultraderechistas del Ejecutivo y convocó unas elecciones anticipadas que se celebrarán probablemente el 15 septiembre. El mandatario conservador tenía previsto sustituir hasta entonces a los ministros relevados por tecnócratas pero sus planes se han visto truncados por el gesto de la oposición.

Con la dimisión de Strache, de pasado neonazi, el FPÖ se había quedado huérfano de liderazgo. Para encarar las próximas elecciones, este lunes los ultraderechistas han elegido a Norbert Hofer y Herbet Kickl como sus nuevos referentes. Ambos renunciaron el pasado lunes a su puesto como ministros de Industria y del Interior respectivamente.

Kurz gana las europeas

Ayer la sede de los conservadores en Viena se llenó de sonrisas al ver que habían capturado el 34,9% de los votos, una importante mejora respecto al 26,98% logrado en el 2014 que supone los mejores resultados de su historia. Además de coronarse holgadamente como primera fuerza del país, los de Kurz dejaron a sus principales rivales heridos.

La ultraderecha cayó más de dos puntos hasta un 17,2% de los votos y los socialdemócratas tampoco capitalizaron este revés y retrocedieron un punto hasta un 23,4%. Los partidos pequeños mejoraron moderadamente sus cifras: los verdes (Grüne) escalaron al 14,52% y los liberales (Neos) lo hicieron hasta un 8,7%.