Ir a contenido

ELECCIONES EUROPEAS

Tsipras convoca elecciones tras la debacle en Grecia

La victoria opositor Nueva Democracia fuerza al primer ministro a adelantar los comicios generales

Andrea López-Tomàs

El líder de Nueva Democracia, Kiriakos Mitsotakis, vota en Atenas (Grecia). 

El líder de Nueva Democracia, Kiriakos Mitsotakis, vota en Atenas (Grecia).  / Alexandros Vlachos (EFE)

El primer ministro griego Alexis Tsipras se plantea convocar elecciones anticipadas ante el debacle electoral en los comicios europeos. El partido conservador Nueva Democracia (ND) ha pedido la dimisión de Tsipras tras conocerse los primeros resultados que le ponían nueve puntos por delante de la coalición Syriza, actualmente en el poder desde el 2015.

En una jornada en la que también se celebraban comicios locales y regionales, Syriza no logró dar un giro a las encuestas y acabó con el 24 % de los votos, 13 puntos por debajo de las generales de septiembre de 2015, y nueve por debajo de Nueva Democracia. Kiriakos Mitsotakis, el líder de ND, ha exigido la renuncia del actual primer ministro con el argumento de que estos  resultados son el síntoma de que la población ha perdido la confianza en el Gobierno. 

Tsipras ha asegurado que se reunirá con el presidente griego para adelantar las elecciones previstas en octubre.  También estos eran las primeras elecciones europeas de los griegos  tras el rescate financiero, que impuso draconianos recortes al Gobierno de Atenas y que empobrecieron a los griegos.

Subida de 11 puntos

En los comicios europeos del 2014 Tsipras arrasó frente al gubernamental Nueva Democracia. Eso fue un preludio para lo que pasaría después: la coalición izquierdista Syriza tomó las riendas del Gobierno griego en el 2015. Ahora parece que la historia se repite, pero a la inversa. 

Nueva Democracia, liderada por Kiriakos Mitsotakis, ha subido más de 11 puntos respecto a los últimos comicios del 2014, cuando obtuvo un 22,7% de los votos. El resultado de Syriza, por su parte, no se aleja tanto del que obtuvo hace cinco años con el 26,6% de las papeletas.

El primer ministro griego ya había abierto la puerta a adelantar las elecciones generales en función de la contundencia de la derrota que sufriera Syriza. Tsipras ganó parte de su popularidad en Grecia y en el sur de Europa como el líder que desafío a la troika durante los momentos más duros de la crisis económica y las recetas de austeridad