25 oct 2020

Ir a contenido

REACCIONES

La UE recibe "sin ninguna alegría" la dimisión de Theresa May

La Comisión Europea insiste en que la salida de la primera ministra británica no cambia las cosas y que el acuerdo de divorcio no se renegocia

Silvia Martinez

Theresa May, afligida tras anunciar que dejará su cargo el 7 de junio.

Theresa May, afligida tras anunciar que dejará su cargo el 7 de junio. / TOLGA AKMEN (AFP)

Theresa May se marcha. Dimitirá de su cargo como primera ministra del Reino Unido el próximo 7 de junio, tras haber fracasado en su intento de convencer al Parlamento británico y a la oposición laborista de aprobar el acuerdo de divorcio negociado y acordado con la Unión Europea. Un abandono que deja un sabor amargo entre los dirigentes europeos. Pese a la difícil papeleta que le legó David Cameron, su antecesor en el cargo y responsable de convocar el referéndum, su incapacidad para gestionar el ‘brexit’ y la exasperación que ha provocado en algunos momentos entre el resto de líderes europeos, May se ha ganado el respeto de sus colegas por su tenacidad y determinación ante al motín continuo en el que ha vivido la política británica estos tres años.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha recibido la noticia "sin ninguna alegría personal". Al democristiano luxemburgués, ha dicho su portavoz Mina Andreeva, le ha gustado trabajar con May, "una mujer con gran coraje por la que tiene un gran respeto", aunque seguirá respetando y trabajará "con cualquier nuevo primer ministro, sea quien sea" el nuevo inquilino del número 10 de Downing Street. 

Y lo mismo han destacado de ella el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, o el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, uno de los principales protagonistas de estas negociaciones por la necesidad de encontrar una solución para la frontera de Irlanda. "Los políticos de toda la UE han admirado su tenacidad, valentía y determinación durante un período difícil y desafiante", ha destacado resaltado sus "principios" y honorabilidad. "Pese a nuestras diferencias ha demostrado apertura de mente para resolver el brexit", ha añadido el belga, Charles Michel

31 de octubre, fecha de salida

La dimisión abre muchas incógnitas. La primera quien será su sucesor en el cargo y si el elegido será finalmente el euroescéptico Boris Johnson, profundamente contrario al acuerdo negociado por May, u otro político de la línea dura o partidario de una salida aunque sea sin acuerdo. Sin embargo, el punto de partida no cambia. El acuerdo sobre la mesa es que se cerró tras dos años y medio de negociaciones y la Unión Europea no va a renegociar ni una coma del mismo. Lo dijo este jueves el portavoz de Juncker, Margaritis Schinas, y lo han vuelto a repetir su segunda o el primer ministro holandés, Mark Rutte. "El acuerdo alcanzado entre la UE y el Reino Unido para una salida ordenada sigue sobre la mesa", ha avisado.

Desde el mes de enero, el acuerdo de divorcio ha sido rechazado en tres ocasiones en la Cámara de los comunes. Un revés que llevó a los dirigentes europeos a aplazar la salida, prevista inicialmente el 29 de marzo, para dar tiempo a May a buscar una salida negociada con los laboristas. La nueva fecha de salida acordada es el 31 de octubre y la marcha de May, tras las elecciones europeas celebradas por el Reino Unido este jueves, no altera ese calendario. "El escenario de trabajo para Juncker es que el brexit se producirá el 31 de octubre", ha recordado su portavoz. "Una salida ordenada sigue siendo la mejor forma de salvaguardar los intereses de nuestros ciudadanos y economías. Continuemos ese camino", ha reivindicado el belga Michel.