Ir a contenido

Estados Unidos

El Pentágono construirá campamentos para 7.500 inmigrantes en la frontera

Los campamentos estarán ubicados en Tornillo, Donna, Laredo, y Del Rio (Texas) y en Tucson y Yuma (Arizona)

El Periódico

Miles de migrantes centroamericanos han llegado a la frontera de México con los EEUU.

Miles de migrantes centroamericanos han llegado a la frontera de México con los EEUU. / EFE

El Departamento de Defensa anunció el miércoles que erigirá seis campamentos temporales en las zonas fronterizas con México de los estados de Texas y Arizona para albergar a un total de 7.500 inmigrantes indocumentados.

El Pentágono construirá los campamentos en apoyo y a petición del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), encargado de la seguridad fronteriza y de la inmigración en el país.

Será precisamente el DHS quien se encargará de gestionar los campamentos, según aclaró el Pentágono en un comunicado: "El personal militar no operará las instalaciones y solo erigirá las tiendas. Operar las instalaciones es responsabilidad del DHS".

Además de construirlos, el Pentágono también cederá las tiendas de campaña para los campamentos, que albergarán a 7.500 indocumentados adultos ya procesados por la Patrulla Fronteriza y entregados a las autoridades migratorias.

"Este apoyo se brinda para ayudar al DHS a enfrentar la actual crisis humanitaria y de seguridad en nuestra frontera sur", detalló el Pentágono.

Los campamentos estarán ubicados en Tornillo, Donna, Laredo, y Del Rio (Texas) y en Tucson y Yuma (Arizona), emplazamientos elegidos por el DHS.

La organización Human Rights Watch (HRW) ya denunció a principios de mayo la creación de centros de detención con tiendas de campaña para alojar a los inmigrantes indocumentados que cruzan la frontera sur con México.

HRW aseguró disponer de imágenes por satélite tomadas el 25 de abril que muestran la "rápida" creación de esos campamentos en puestos gestionados por la Patrulla Fronteriza en El Paso y Donna (ambas en Texas).

La frontera sur de Estados Unidos vive una oleada migratoria sin precedentes en la última década que ha llevado a las autoridades fronterizas a reconocer que están desbordadas.