Ir a contenido

ELECCIONES EUROPEAS

Juncker apela a la unidad de socialistas y democristianos para frenar a la extrema derecha

El presidente de la Comisión Europea también llama a los votantes a dar la "respuesta adecuada al peligro" en las urnas

El Periódico

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en una conferencia el pasado 13 de mayo en Bruselas.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en una conferencia el pasado 13 de mayo en Bruselas. / VIRGINIA MAYO (AP)

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha apelado este martes en Viena a la unidad entre socialdemócratas y democristianos para hacer frente a las formaciones de extrema derecha en las elecciones europeas que se celebran esta semana.

"Vale la pena dejar claro, para los próximos decenios y también para las elecciones europeas, que sindicalistas, socialdemócratas, democristianos y muchos otros estaremos unidos como un solo hombre para hacer frente al peligro de la extrema derecha", ha manifestado Juncker en la apertura del congreso de la Confederación Europea de Sindicatos (CES). "Ese es nuestro deber", ha agregado, interrumpido por los aplausos de los delegados que han participado en el encuentro sindical que se prolonga hasta el viernes.

Tras esta apelación a los partidos, el presidente de la Comisión también se ha dirigido a los votantes para recordarles que es en las urnas donde se debe dar "la respuesta adecuada al peligro" de la extrema derecha. "Cada votante debe preguntarse: 'si cada europeo votase como yo, ¿cómo sería la Europa de mañana?'", ha añadido.

Más flexibilidad

Durante su discurso, Juncker también ha aprovechado para vender su gestión y ha destacado que durante su mandato la UE se ha alejado de las políticas de austeridad y se ha felicitado de que se haya podido dar más flexibilidad a los estados. En el caso de Grecia, el país europeo que más ha sufrido esas políticas de austeridad, Juncker ha considerado "un error histórico" la "falta de respeto al trabajador griego" que supuso una política de continuos recortes.

Y como ejemplo del cambio bajo su mandato, ha recordado que la flexibilidad en política económica introducida por la Comisión ha ayudado a países como Portugal e Italia, que han emprendido medidas expansivas que serían imposibles si se hubiera aplicado de forma estricta el pacto de estabilidad.