Ir a contenido

Ronald dela Rosa

Filipinas: exjefe de la Policía acusado de asesinatos es elegido senador

La elección de Dela Rosa también ha causado controversia debido a su nula experiencia política

El Periódico

El expolicía se presentó a los comicios bajo el partido Hugpong ng Pagbabago (HP), liderado por Sara Duterte, hija del presidente Rodrigo Duterte.

El expolicía se presentó a los comicios bajo el partido Hugpong ng Pagbabago (HP), liderado por Sara Duterte, hija del presidente Rodrigo Duterte. / EFE

El exjefe de la Policía Nacional de Filipinas, Ronald dela Rosa, que encabezó los operativos más sangrientos de la guerra antidrogas, logró, a falta del recuento oficial, un escaño en el Senado, lo que ha generado polémica en el país y preocupación entre activistas de derechos humanos.

"Dela Rosa presidía a una Policía Nacional que habitualmente disparaba y mataba a los sospechosos relacionados con drogas, afirmando sin pruebas que se habían resistido al arresto", dijo hoy en un comunicado Human Rights Watch (HRW).

Dela Rosa, que encabezó la Policía Nacional hasta abril de 2018, ocupa de momento el quinto puesto entre los candidatos al Senado, cámara que renueva la mitad de su composición, es decir, doce escaños, elegidos nominalmente a escala nacional en las elecciones a mitad de mandato celebradas el pasado lunes.

El expolicía se presentó a los comicios bajo el partido Hugpong ng Pagbabago (HP), liderado por Sara Duterte, hija del presidente Rodrigo Duterte, para avalar las candidaturas de los senadores fieles a su padre que se han comprometido a impulsar su agenda legislativa.

"Dela Rosa fue tan vociferante en llevar a cabo y defender la brutalidad de la guerra contra las drogas, como Duterte lo justificó", apuntó HRW sobre el exjefe de la Policía, quien "debe rendir cuentas ante la justicia".

La campaña de "Bato", como se le conoce popularmente, se centró precisamente en su actitud implacable a la hora de hacer cumplir la ley y en los carteles electorales se presentó como "Super Bato", un superhéroe que combatía el crimen.

La elección de Dela Rosa también ha causado controversia debido a su nula experiencia política, que él mismo ha reconoció en varias ocasiones durante la campaña.

El pasado miércoles, después de que el recuento parcial de votos confirmara que tiene un asiento asegurado en el Senado, él mismo admitió que no tiene muy claro qué obligaciones entraña su nuevo puesto.

"No sé si hay algún tipo de seminario o entrenamiento sobre cómo hacer leyes, sobre cómo hacer el trabajo de senador. Si existe, tomaré esa oportunidad de aprender", señaló.

Los senadores reelegidos Aquilino Pimentel y JV Ejército -que también se postularon en las elecciones bajo HP, ganador indiscutible de los comicios- se han comprometido a enseñar al exagente los entresijos del trabajo de senador.

Temas: Filipinas