Ir a contenido

NORMATIVA POLÉMICA

Austria prohíbe el velo islámico en las escuelas de primaria

La ley impulsada por Viena y criticada por las asociaciones musulmanas veta el uso del pañuelo a las niñas de entre 6 y 10 años de edad

Carles Planas Bou

Mujeres iranís en una calle de la capital, Teherán, y llevando el velo.

Mujeres iranís en una calle de la capital, Teherán, y llevando el velo. / AFP / ATTA KENARE (AFP)

Austria redobla sus esfuerzos para eliminar todo rastro del velo islámico en las escuelas del país. A última hora del miércoles el Parlamento austriaco aprobó con los votos de los conservadores (ÖVP) y de la extrema derecha (FPÖ) una nueva restricción a esta prenda que ahora afectará a las escuelas de primaria, eso es, a niñas de entre 6 y 10 años de edad.

La normativa estipula el veto de “indumentaria ideológica o religiosa que conlleve cubrir la cabeza”, remarcando que solo se aplicará a las prendas que cubran “todo el cabello o su mayor parte” como el hiyab, de uso generalizado en el mundo musulmán. Ese apunte concreto permitirá así que otras confesiones religiosas como los judíos o los sij sí puedan llevar otro tipo de prendas como la kipá o la patka.

De esta manera, el texto legal impulsado por los dos socios del Gobierno de Viena evita mencionar específicamente su objetivo, el velo islámico, para evitar cualquier recurso ante el Tribunal Constitucional que pueda paralizar la medida al considerarla discriminatoria. A pesar de esta triquiñuela, los expertos aseguran que será la justicia quien terminará decidiendo sobre si se puede aplicar este nuevo veto o, por el contrario, supone una vulneración de la libertad religiosa.

Crece la restricción

La oposición socialdemócrata ha criticado la aprobación de una medida que dice no solucionar los problemas de integración. No obstante, fueron ellos quien en octubre del 2017 aprobaron junto a sus entonces aliados conservadores la ley contra la cobertura facial. Como repite ahora el Gobierno, entonces se utilizó la misma estrategia y se prohibió totalmente cubrirse el rostro por la calle, algo que a la práctica supuso ilegalizar el uso del burka.

El actual Ejecutivo encabezado por el canciller Sebastian Kurz ha reiterado en más de una ocasión su intención de restringir el uso del velo islámico en su sociedad, una medida de la que se nutren tanto conservadores como ultraderechistas. Diputados de ambas bancadas han justificado esa medida asegurando que la prensa supone un “símbolo de opresión” de las niñas.

El noviembre del año pasado el gobierno ya impulsó una prohibición de esa indumentaria islámica en las guarderías austríacas, algo que hasta ahora solo afectaba a niñas menores de seis años.

Sea o no una coincidencia, esta medida ha sido aprobada durante el mes del Ramadán, considerado sagrado por los musulmanes. La Comunidad Islámica de Creyentes de Austria, la mayor asociación musulmana del país, no ha tardado en lamentar la aprobación de una ley que consideran “desintegradora” y “destructiva” y ya han avanzado que agotarán “todas las vías legales” para tratar de revertirla.

Países contra el velo

Austria no es el primer país que restringe el uso del velo islámico. Francia fue pionera en imponer esta medida cuando en abril del 2011 entró en vigor la prohibición del burka y el nicab. Mucho antes, en 2004, ya se prohibió el velo en las aulas así como otro tipo de prendas de carácter religioso. A diferencia del hiyab, el velo que solo cubre la cabeza, estas dos prendas ocultan completamente el cuerpo y la cabeza de la mujer.

Poco después otros países europeos siguieron el mismo camino para prohibir cubrirse el rostro en público y vestir el velo en la escuela: Bélgica en 2011, los Países Bajos, Letonia y Bulgaria en 2016 y Dinamarca en 2018. Cada país lo aplica con un mayor o menor grado de excepciones y del nivel de unas sanciones que pueden oscilar entre los 175 euros a hasta incluso penas de cárcel en caso de incumplimiento continuado. Los estudios señalan que son muy pocas las mujeres que utilizan estas prendas y se ven afectadas por la regulación.

Tras años de litigios por esta medida, en julio del 2017 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dio la razón a quienes proponen la prohibición del velo islámico integral en espacios públicos al decretar que no vulnera el derecho a la libertad de pensamiento y religión ni el respeto a la vida privada.

Temas: Austria