Ir a contenido

tensión en oriente próximo

La crisis con Irán crea división en el seno del Gobierno de EEUU

La prensa de afirma que Trump no quiere una guerra con el régimen de Teherán como desean Bolton o Pompeo

La inteligencia estadounidense tendría fotos de paramilitares iranís cargando misiles en pequeños barcos

Ricardo Mir de Francia

Trump en una conferencia de prensa este jueves en la Casa Blanca.

Trump en una conferencia de prensa este jueves en la Casa Blanca. / AFP / MANDEL NGAM

Donald Trump no quiere una guerra con Irán, la misma guerra que están impulsando algunos de sus lugartenientes, con John Bolton Mike Pompeo a la cabeza. Eso es al menos lo que han publicado varios diarios estadounidenses citando fuentes anónimas de la Administración. Las diferencias entre ambos bandos habrían quedado patentes el miércoles durante una reunión celebrada en la ‘Situation Room’, la sala de conferencias de la Casa Blanca en la que se discuten las crisis de seguridad. Según ‘The New York Times’, el presidente de Estados Unidos le dijo a su secretario de Defensa interino que no quiere una confrontación militar con Teherán, un escenario que podría desatar un conflicto devastador en varios países de Oriente Próximo y enfangar nuevamente a EE UU en una región de la que Trump trata de alejarse. 

Durante la campaña que le llevó a la Casa Blanca, el republicano fue extraordinariamente crítico con “las guerras de los neocon” de la pasada década. Y aunque sus principios son tan consistentes como la plastilina, en los últimos meses ha dado órdenes para retirar a sus tropas de Siria y para dejar una fuerza residual en Afganistán. Aparentemente Trump está frustrado con la presión de que sus ‘halcones’ están ejerciendo para forzar un cambio de régimen en Irán, un escenario prácticamente imposible a menos que saquen a los ayatolás a cañonazos. “Están yendo demasiado lejos y Trump está enfadado”, le ha dicho una fuente de la Administración a ‘The Washington Post’, refiriéndose a Bolton y a Pompeo, los dos principales ‘neocon’ de su gabinete. 

Sentarse a negociar

Trump ha negado que existan discrepancias en su Gobierno, pero también ha expresado su confianza en sentarse a negociar eventualmente con el presidente iraní Hasán Rohani. Nada de eso ha impedido hasta el momento que EEUU lleve varias semanas acumulando fuerzas militares en el Golfo Pérsico, unas maniobras que ha justificado por el supuesto incremento de la amenaza iraní. Esas amenazas no se han hecho públicas, pero según la prensa estadounidense se derivan de varias fotografías que muestran a paramilitares iranís cargando misiles en pequeños barcos apostados en las aguas del Golfo. Washington sospecha que Irán podría estar preparando ataques contra sus buques en la región. Otras filtraciones a la prensa hablan a su vez de indicios recabados por la inteligencia de supuestas maniobras de las milicias proiranís en el mundo árabe para atacar a los militares estadounidenses.