Ir a contenido

Atraca en Santander un barco saudí al que una oenegé impidió cargar armas en Francia

Se desconoce por qué motivo el buque tomó rumbo hacia España y el Ministerio del Interior dice que no tiene información sobre el carguero

Efe

El buque saudí Bahri-Yanbu esta mañana en el puerto de Santander.

El buque saudí Bahri-Yanbu esta mañana en el puerto de Santander. / REUTERS / VINCENT WEST

Un buque saudí, al que una oenegé impidió con un recurso ante la justicia que cargara armamento el viernes en el puerto francés de El Havre, ha atracado este lunes en el puerto de Santander. El navío ha partido pocas horas después con "material de exhibición" que "no se usará en una guerra" hacia los Emiratos Árabes Unidos, según han afirmado fuentes del Gobierno a la agencia Reuters.

El grupo francés defensor de los Derechos Humanos ACAT argumentó en su recurso legal presentado el jueves pasado que el cargamento de armas contravenía un tratado de Naciones Unidas porque las armas podrían ser usadas contra civiles en Yemen aunque el juez francés que analizó el caso decidió rechazarlo.

Poco después del fallo del tribunal francés, el buque saudí 'Bahri-Yanbu' tomó rumbo hacia Santander sin el cargamento de armas que debía haber recogido en territorio galo. Se desconoce por qué motivo ha atracado en Santander . .

Un informe clasificado redactado por la agencia de Inteligencia militar francesa DRM y publicado por la web especializada en investigación Disclose mostró en abril armamento francés que estaba siendo utilizado contra civiles en la guerra de Yemen.

Crisis humanitaria

En Yemen han muerto decenas de miles de personas como consecuencia de la guerra que mantienen las fuerzas leales al presidente, Abdo Rabu Mansur Hadi, con el respaldo de una coalición internacional liderada por Arabia Saudí, y los rebeldes huthis, apoyados por Irán. El conflicto ha sumido al país en la mayor crisis humanitaria del mundo.

El jueves, el presidente francés, Emmanuel Macron, defendió el envío de armamento a Arabia Saudí y subrayó que el Gobierno saudí se ha comprometido a que esas armas no serán empleadas contra población civil.