Ir a contenido

CRISIS EN EL PAÍS CARIBEÑO

Guaidó reclama la "cooperación militar" extranjera en Venezuela

"La intervención ya existe, militares cubanos ejerciendo de inteligencia y contrainteligencia", denuncia

Convoca nuevas movilizaciones para el sábado en contra del procesamiento de 10 diputados

El Periódico

Juan Guaidó, durante la rueda de prensa que ha ofrecido este jueves en Caracas.

Juan Guaidó, durante la rueda de prensa que ha ofrecido este jueves en Caracas. / UESLEI MARCELINO (REUTERS)

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, ha considerado que la detención el míercoles pasado de su número dos, Edgar Zambrano, es un acto que sobrepara la "línea roja", suficiente para requerir la cooperación militar extranjera, aunque ha destacado que el mecanismo depende de los países que decidan prestar ayuda. "Sobre la posibilidad o no de cooperación militar en suelo venezolano (...) ¿y si va a ser requerida o no? Algunos dirían, o yo diría, que la línea roja la pasamos hace tiempo", ha indicado en una rueda de prensa al señalar que "la emergencia" del país "es obvia".

"Fíjense la palabra que utilicé, cooperación militar en suelo venezolano, no hay posibilidad de intervención ¿Por qué? Porque la intervención ya existe, militares cubanos ejerciendo de inteligencia y contrainteligencia en Venezuela, militares rusos", ha continuado antes de considerar, sin embargo, que la decisión sobre la puesta en marcha de una cooperación militar depende más del país que decida prestar la ayuda.

"La línea roja"

"¿Cuál es la línea roja para el país? Bueno, eso tendrá que ver con los que van a cooperar, porque la línea roja la pasamos hace mucho tiempo, (...) la pasamos cuando hay siete millones de venezolanos en emergencia compleja", ha insistido en referencia a las personas que, según la ONU, necesitan asistencia humanitaria.

El líder opositor ha reiterado también que todas las opciones y mecanismos para lograr una solución a la crisis en Venezuela, y que a su juicio pasa por un cambio de Gobierno, deben ser evaluados "responsablemente". En ese sentido, ha destacado que es "bienvenido cualquier elemento que sume" para lograr la salida del gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, pero ha reiterado su negativa al diálogo, debido a que considera que este mecanismo es utilizado por el chavismo para engañar.

Nueva convocatoria para el sábado

Por otra parte, Guaidó, reconocido como presidente "encargado" de Venezuela por más de 50 países, ha calificado de "golpe al Parlamento" el procesamiento de 10 diputados por delitos de rebelión, y ha convocado nuevas protestas para el sábado en todo el país. "Vamos a concentrarnos el sábado 10 de la mañana (14.00 GMT) en todo el país (...) no nos van a sacar de las calles", ha dicho Guaidó después de la detención del vicepresidente del Parlamento, Edgar Zambrano.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) señala que los 10 parlamentarios están incursos en delitos de "traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección, rebelión civil, concierto para delinquir, usurpación de funciones, instigación pública a la desobediencia de las leyes y el odio continuado". Y, en razón de ello, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), integrada solo por oficialistas y no reconocida por numerosos países, dio por levantada la inmunidad de siete de los legisladores señalados y espera hacer lo mismo con el resto en los próximos días.

29 diputados perseguidos

Guaidó, ha denunciado que estas acciones constituyen un "nuevo golpe" al Legislativo que está conformado por una contundente mayoría opositora desde el 2016, cuando el TSJ lo declaró en "desacato" y pidió a las instituciones omitir sus resoluciones.

Este viernes, el Ministerio de Exteriores de Italia ha confirmado que el diputado opositor Americo de Grazia se ha refugiado en su embajada en Caracas después de su procesamiento. La embajada italiana también acoge desde este jueves a la diputada Mariella Magallanes, mientras que Richard Blanco ha pedido protección como huésped en la legación diplomática de Argentina.

En el último trienio al menos 29 diputados han quedado fuera del Parlamento por motivos de persecución política, según alegan ellos mismos, y están hoy exiliados, presos, sin fuero parlamentario, despojados de sus escaños por resolución de la Justicia, refugiados en embajadas o con libertad condicional.