Ir a contenido

ejercicios militares

Corea de Norte mantiene sus ejercicios militares y lanza dos misiles balísticos

La acción militar coincide con la visita de un emisario de Estados Unidos a Seúl para intentar desencallar las negociaciones sobre el programa nuclear de Pionyang

El Periódico

El líder norcoreano Kim Jong-un en su reciente viaje a Moscú.

El líder norcoreano Kim Jong-un en su reciente viaje a Moscú. / EFE / SERGEI ILNITSKY

El régimen de Corea del Norte ha continuado este jueves con los ejercicios militares lanzando dos misiles balísticos de corto alcance, según ha explicado en un comunicado el Estado Mayor Conjunto surcoreano. La acción militar coincide con la visita de un emisario de Estados Unidos a Seúl para intentar desencallar las negociaciones sobre el programa nuclear de Piongyang.

"Corea del Norte disparó ayer dos proyectiles que se estima que son misiles de corto alcance desde la provincia de Piongyang del Norte a las 16.29 y 16.49 hora local (7.29 y 7.49 GMT) en dirección este y con un alcance de 420 y 270 kilómetros", añade el comunicado.

Es la segunda vez en una semana que Corea del Norte lleva a cabo este tipo de ejercicios militares. El pasado 3 de mayo lanzó múltiples proyectiles y un misil, una acción que calificó de "regular y autodefensiva". "El reciente ejercicio (el de hace una semana) realizado por nuestra armada no es más que parte del entrenamiento militar regular y no estuvo dirigido a nadie ni ha llevado a un empeoramiento de la situación en la región", dijo entonces un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores en un comentario publicado por la agencia estatal KCNA.

"Ejercicios normales"

Las maniobras buscaban "verificar la capacidad operativa de múltiples lanzacohetes de gran calibre y alcance y de armas tácticas guiadas", y son un "tipo de ejercicios muy normales" realizados por cualquier país para "la defensa nacional", expuso la Cancillería. El portavoz norcoreano calificó de "desagradable y lamentable" que se tilde de "provocativo" al ejercicio "regular y autodefensivo" de su país, mientras se guarda "silencio absoluto" sobre otros, como los realizados en marzo y abril por Corea del Sur y Estados Unidos, y se siguen diseñando "ejercicios de guerra" dirigidos a ellos.

Estas acciones endurecen el tono de Piongyang en pleno estancamiento de las conversaciones con Washington tras la fallida cumbre de Hanói y parecen exigir un pronto retorno a la mesa de negociación y posturas más flexibles.

Además, disparar este tipo de proyectiles viola las resoluciones de la ONU, que prohíben a Corea del Norte testar cualquier tipo de misiles balísticos o tecnología relacionada.