Ir a contenido

Crisis migratoria

Los arrestos de inmigrantes en la frontera sur de los EEUU rompen récords

En el mes de abril cerca de 99.000 personas han sido detenidas y más de 8.000 eran menores no acompañados, cifras que no tienen precedentes

El Periódico

Decenas de inmigrantes llegan a Estados Unidos cruzando los muros que dividen dicho país con México.

Decenas de inmigrantes llegan a Estados Unidos cruzando los muros que dividen dicho país con México. / EFE

Las autoridades estadounidenses arrestaron a 98.977 migrantes indocumentados en la frontera entre Estados Unidos y México en el mes de abril, la mayor cifra de los últimos seis meses, según datos publicados por la Patrulla Fronteriza (CBP, en inglés).

Con esas detenciones de abril, ascienden ya a 460.294 los arrestos de migrantes en el linde fronterizo desde el inicio del presente año fiscal 2019 en los EEUU, que comenzó en octubre pasado. En su cuenta de Twitter, la CBP subrayó que en “lo que llevamos de año fiscal 2019 se ha sobrepasado el número total de arrestos en la frontera desde 2009”.

Menores y familias

De los arrestados en abril, un total de 8.897 eran menores no acompañados y otros 58.474 miembros de grupos familiares. La CBP agregó, por otro lado, que un total de 10.167 personas que se presentaron en los puertos de entrada oficiales de los EEUU desde México, fueron rechazadas por las autoridades frente a las 10.888 del mes de marzo y las 9.651 de febrero pasado.

Durante todo el año fiscal 2018, que se extendió desde octubre de 2017 hasta septiembre de 2018, Estados Unidos denegó la entrada a un total de 124.511 migrantes en los puestos fronterizos de la frontera con México.

Emergencia fronteriza

El presidente estadounidense, Donald Trump, declaró el pasado 15 de febrero una emergencia nacional ante la negativa del Congreso de aprobar fondos para su prometido muro en la frontera con México. Ante una resolución aprobada tanto por el Senado como por la Cámara de Representantes, que instaba al mandatario a poner fin a la emergencia, Trump recurrió el pasado 15 de marzo a su potestad de veto.

A principios de mayo, la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) denunció la creación por parte del Gobierno estadounidense de centros de detención a base de tiendas de campaña en la frontera de Texas para inmigrantes que cruzan desde México.