Ir a contenido

CUMBRE EN SIBIU

Los 27 se lanzan a la renovación de la nueva cúpula de la UE

Los jefes de Estado y de Gobierno empiezan a preparar en Sibiu el reparto de altos cargos para el nuevo ciclo institucional

La victoria de Pedro Sánchez en las generales abre la puerta a que España recupere peso político en las instituciones europeas

Silvia Martinez

El presidente de la Comision Europe, Jean-Claude Juncker.

El presidente de la Comision Europe, Jean-Claude Juncker. / EFE / OLIVIER HOSLET

El Reino Unido sigue siendo parte de la familia europea y el ‘brexit’ ni se ha consumado ni está claro que vaya a hacerlo en la nueva fecha prevista, el 31 de octubre. Aún así, los 27 Jefes de Estado y de Gobierno de la UE se reúnen este jueves 9 de mayo en Sibiu (Rumanía), sin la 'premie'r británica Theresa May, para empezar a diseñar la agenda estratégica del próximo ciclo institucional europeo. Sobre la mesa, las nuevas prioridades políticas de la legislatura y, sobre todo, la renovación de la cúpula europea que empezará a negociarse tras las elecciones europeas del 26 de mayo.

El presidente en funciones del Gobierno español, Pedro Sánchez, afronta este baile de sillas reforzado tras al buen resultado cosechado por los socialistas en las pasadas elecciones generales. “Cuando el Reino Unido salga de la UE será el tercer país y por el momento el gran socialista en Europa es Sánchez”, aseguran fuentes europeas sobre las posibilidades de España de hacerse con alguno de los altos cargos en juego: la presidencia de la Comisión Europea, del Consejo Europeo, de la Eurocámara y del Banco Central Europeo así como de la jefatura de la diplomacia europea. “Pero si quieren un buen puesto tienen que buscar una mujer”, añaden las mismas fuentes, conscientes de que la persona escogida para liderar la candidatura al Parlamento Europeo es el ministro de Exteriores, Josep Borrell.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, informará a los 27 de la forma en la que pretende organizar un proceso de reparto que deberá tener en cuenta los habituales equilibrios: si procede del norte, sur o este de Europa, si viene de un país grande o pequeño, si es hombre o mujer y cual es la familia política a la que pertenece. Según fuentes diplomáticas, la intención del polaco es abrir la discusión durante una nueva cumbre extraordinaria de líderes el 28 de mayo, tan solo dos días después de las elecciones, para intentar obtener un mandato y cerrar un acuerdo sobre un paquete de cargos en la cumbre de finales de junio.

“No hay urgencia ni plazos límites pero no hay razón para no hacerlo porque si hay un gran retraso se puede complicar la situación” aseguran fuentes europeas. No todas las capitales comparten la urgencia del polaco. “Primero debe haber elecciones y solo después podremos ver como construir coaliciones. Los líderes tienen previsto reunirse el martes tras las elecciones y veremos a partir de ahí. No creo que debamos empezar a ponernos plazos”, advierten fuentes diplomáticas holandesas.

Unidad "contra viento y marea"

A la espera de las elecciones europeas, la simbólica cumbre de Sibiu, que coincide con el Día de Europa, se comprometerá este jueves a defender la unidad de los 27 “contra viento y marea” y pondrá el acento en la solidaridad en una declaración con diez compromisos, “inocua y sin ningún elemento polémico”, según fuentes diplomáticas, para evitar divisiones a quince días de unas elecciones europeas cruciales. Sobre la mesa, además, una primera discusión sobre la futura agenda estratégica europea hasta 2024, que los 27 deberán acordar a finales de junio y a la que los dirigentes europeas intentarán incorporar su impronta. 

El francés Emmanuel Macron pondrá el acento sobre el medio ambiente y el cambio climático, el austríaco Sebastian Kurz sobre la necesidad de reformar los tratados europeos, el holandés Mark Rutte sobre la eficacia de la gobernanza europea mientras que Pedro Sánchez llegará a Sibiu con una larga lista de reivindicaciones en la que figuran desde la creación de un seguro común de desempleo, hasta nuevas herramientas contra el paro juvenil, una estrategia de igualdad que sea vinculante, un presupuesto y un tesoro para la Eurozona, la supresión de la unanimidad en las decisiones sobre fiscalidad y hasta más apoyo para los países que están en primera en materia de la inmigración.