GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

Asad y Rusia lanzan una gran ofensiva contra el bastión opositor sirio de Idleb

Los bombardeos, los más intensos desde hace años, han dejado 52 civiles muertos en una semana, según el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos

Fotografia de archivo facilitada por Médicos Sin Fronteras que muestra un hospital apoyado por la organizacion destruido durante un ataque aereo en Idlib el 15 de febrero del 2016.

Fotografia de archivo facilitada por Médicos Sin Fronteras que muestra un hospital apoyado por la organizacion destruido durante un ataque aereo en Idlib el 15 de febrero del 2016. / EFE

2
Se lee en minutos
Adrià Rocha Cutiller
Adrià Rocha Cutiller

Periodista

ver +

Treinta ataques aéreos al día: uno, dos, tres, cuatro, cinco. Trenta veces, cada día, un avión escupiendo fuego y muerte encima de tu casa: seis, siete, ocho, nueve, diez. Treinta veces lo mismo, sin que parezca que haya fin: 15, 16, 17, 18. Tus vecinos ya no pueden más y huyen. Tú aguantas, porque no quieres perder lo último que te queda: 20, 21, 22, 23, 24, 25. Hoy no te ha tocado; has sobrevivido, pero aún falta: 26, 27, 28, 29, 30.

Esta es la media, que, durante toda una semana entera, ha tenido que sufrir la población del sur de la región siria de Idlebla última bajo control opositor al presidente sirio, Bashar al Asad. Una media de 30 bombardeos diarios durante siete días: 200 en total. En tan solo estos días, según el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos (OSDH)52 civiles han muerto a causa de estas bombas, lanzadas, en su gran mayoría, por la aviación rusa.

Son los peores bombardeos sobre Idleb del último año y medio: desde que empezaran las negociaciones para crear una zona de desescalada militarTurquía y Rusia la acabaron de pactar en setiembre del año pasado: negociaron un alto el fuego que ahora es papel mojado, porque ese acuerdo no tenía en cuenta a los grupos yihadistas que, en ese momento, controlaban una pequeña parte de Idleb.

Pero ahora —desde enero—, esos grupos, vinculados a Al Qaeda, controlan casi el total de la región. El alto el fuego está muerto.

300.000 desplazados

300.000 desplazadosAsí, desde hace una semana, unas 300.000 personas, informa el OSDH, han escapado de los bombardeos de Asad y Rusia que azotan, de momento, sólo el sur de Idleb. Y lo han hecho hacia el norte: a los campos de refugiados que están justo en la frontera turca.

«Estos últimos bombardeos son mucho más intensos y más amplios que los anteriores. Los aviones no paran de pasar, y los ataques son constantes. Cada día que pasa son más intensos», ha dicho un portavoz de la oenegé opositora Unión de Organizaciones de Ayuda Médica y Salvación (UOSSM, en inglés), con base en los Estados Unidos. Esta oenegé tiene varios hospitales dentro de Idleb: en los últimos días, informan, cuatro de ellos han sido bombardeados.

Acuerdos no cumplidos

Noticias relacionadas

Acuerdos no cumplidosParte del trato entre Ankara y Moscú era que Turquía, que tiene puestos de observación en Idleb, se encargara de acabar con los grupos yihadistas que operan en la zona. No solo no lo hizo, sino que, durante estos meses, Al Qaeda ha tomado el control de la provincia, y, desde allí, ataca con morteros y drones caseros la base aérea que Rusia tiene a pocos kilómetros de distancia.

El presidente ruso, Vladímir Putin, ya lo dijo la semana pasada: no descarta una operación militar a gran escala en Idleb. Lo que generaría un un dolor de cabeza enorme a su amigo y presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. De haber una gran ofensiva contra Idleb, los civiles que la habitan —unos tres millones— se lanzarían hacia la frontera turca; y Turquía, que acoge ya a 3,6 millones de refugiados y busca, cansada de ellos,  fórmulas para devolverlos a su país, quiere evitarlo a toda costa.