Ir a contenido

"Sinceramente"

Un juez pide investigar el contrato de la biografía de Cristina Fernández

Claudio Bonadio quiere saber las condiciones en las que se firmó el acuerdo entre la exmandataria argentina y la editorial Sudamericana, luego de que se ha convertido en un éxito de ventas

El Periódico

Un lector lee el libro de Cristina Fernández de Kirchner, en Buenos Aires.

Un lector lee el libro de Cristina Fernández de Kirchner, en Buenos Aires. / AFP / JUAN MABROMATA

El juez argentino Claudio Bonadio, que investiga a la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015) en varias causas por presunta corrupción, pidió investigar su contrato con la editorial por su biografía "Sinceramente", mientras que el abogado ya está trabajando en el asunto, según informaron a Efe fuentes cercanas a la exmandataria.

Bonadio pidió a la editorial Sudamericana, encargada del libro, que le entregue una copia en un plazo de cinco días del contrato que la política firmó sobre la obra, que encabeza la lista de libros más vendidos de la semana en algunas de las librerías más importantes del país.

"Le hago saber que en el marco de la presente causa se dispuso la inhibición general de bienes respecto de Cristina Elisabet Fernández, por lo que deberá abstenerse de realizar pagos, siendo que los mismos deberán ser puestos a disposición de este juzgado", concluye la nota recibida por la editorial.

La visión personal

La exmandataria debería recibir el 10 % del total del precio de venta de cada ejemplar de la biografía. "Sinceramente", publicado el pasado 26 de abril, realiza un recorrido por diferentes momentos de la vida de la senadora y plasma "una mirada y una reflexión" sobre la historia reciente de su país. Será Fernández quien se encargue de presentar el que es su primer libro el 9 de mayo próximo en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

Fernández se encuentra viajando a Argentina desde Cuba, donde se trasladó hace diez días gracias al beneplácito que recibió de los tres tribunales que sostienen causas abiertas en su contra y que debían aprobar su salida del país para que visitase a su hija Florencia Kirchner, también afectada por esas causas e ingresada en una clínica de La Habana desde finales del pasado mes.