Ir a contenido

Rusia entregará pasaportes a los habitantes del este de Ucrania

El presidente electo Zelenski pide nuevas sanciones contra Moscú mientras Putin se escuda en "razones humanitarias"

El Parlamento de Kiev aprueba una nueva ley para impulsar el uso del idioma ucraniano en la esfera pública y los medios

Marc Marginedas

Activistas ucranianos participan en una protesta frente al Parlamento para demandar que el único idioma aceptado sea el ucraniano, este jueves, en Kiev.

Activistas ucranianos participan en una protesta frente al Parlamento para demandar que el único idioma aceptado sea el ucraniano, este jueves, en Kiev. / EFE / SERGEY DOLZHENKO

Ha tenido el efecto de una bomba entre la comunidad internacional, aunque haya pasado relativamente desapercibida en unos medios de comunicación centrados en la cumbre de Vladivostok entre Vladímir Putin y Kim Jong-un. Transcurridos tan solo unos días de la elección de Volodímir Zelenski, un humorista sin ninguna experiencia política, como nuevo presidente de Ucrania, el líder del Kremlin acaba de dar luz verde al proceso de simplificación para que los habitantes de las regiones de Lugansk y Donetsk, bajo el control de las milicias prorrusas aunque 'de iure' ciudadanos ucranianos, obtengan un pasaporte ruso.

Zelenski, sobre el papel menos beligerante con Moscú que el jefe del Estado saliente, Petró Poroshenko, ha demandado a la UE la imposición de nuevas sanciones a Rusia como consecuencia de la decisión. Muchos consideran que la medida adoptada por Moscú tiene por objetivo testear la determinación del inexperto jefe del Estado electo y presionarle para que negocie en términos favorables para los intereses rusos. La UE, por su parte, ha puesto el grito en el cielo y por boca de su responsable en política exterior, Federica Mogherini, ha condenado la "nueva" violación de la soberanía ucraniana por parte de Moscú. "Con la elección del momento....Rusia demuestra su intención de desestabilizar aún más Ucrania y exacerbar el conflicto" en el este del país, ha asegurado en un comunicado. Francia, Alemania y el Reino Unido se han manifestado en términos similares, condenando un decreto que, según su opinión, "es contrario a los acuerdos de Minsk".

Justificación de Putin

Por contra, Putin ha manifestado su extrañeza por las críticas unánimes que ha suscitado la aprobación del polémico decreto, y se ha escudado en "razones humanitarias" para haber rubricado el decreto con su puño y letra. "Ha causado una reacción negativa; es extraño ¿Acaso los rusos (en Ucrania) son menos que los rumanos, los húngaros o los polacos?", ha continuado. El dirigente ruso se refería al hecho de que estos tres tres países conceden el pasaporte a sus nacionales étnicos que residen más allá de sus fronteras. 

La 'era Zelenski,' además, arranca en Ucrania con otra turbulencia. La Rada Suprema, el Parlamento unicameral de Urania, ha aprobado este jueves una ley que pretende impulsar el uso del idioma ucraniano en la esfera pública y que ha sido promovida por el propio Poroshenko, provocando críticas entre los miembros de la minoría rusófona de Ucrania. El texto legal, que ha recibido el voto favorable de 278 diputados de los 450 de que consta la cámara, incrementa las cuotas del idioma local en los medios audiovisuales y obliga a los funcionarios públicos a someterse a exámenes de lengua. El recién elegido Zelenski ha considerado en un comunicado que el ucraniano "es el único idioma" del país pero ha defendido a la vez verificar si la legislación viola los derechos de las minorías.        

             

Temas: Rusia Ucrania