Ir a contenido

COMICIOS EN EL PAÍS ESLAVO

Ucrania abre una nueva etapa con la elección del humorista Zelenski como presidente

Los sondeos a pie de urna indican una aplastante victoria del comediante con más del 70% de los votos

La jornada transcurrió plácidamente sin que la comisión electoral constatara irregularidades de importancia

Marc Marginedas

Zelensky celebrando su victoria.

Zelensky celebrando su victoria. / EFE / STEPAN FRANKO

No hubo sorpresas de última hora, ni 'intervenciones' o manipulaciones, tan frecuentes en el espacio postsoviético, que revertieran la aplastante victoria del humorista Volodímir Zelenski prevista por los sondeos en las elecciones presidenciales de Ucrania. Según las encuestas a pie de urna difundidas tras el cierre de los colegios electorales, el carismático comediante se convertirá en el nuevo presidente del país al conseguir un porcentaje superior al 70% de los votos emitidos. El jefe del Estado saliente, Petró Poroshenko, recabó alrededor de un cuarto de los sufragios, lo que constituye una derrota de colosales proporciones y una desaprobación en toda regla de la ciudadanía a su gestión, en particular la escasa voluntad mostrada a la hora de poner coto a la corrupción.  

Nada más difundirse estos datos, el humorista declaró su triunfo en la sede de su campaña electoral, sita en un local de diseño junto al río Dnipro, donde había reinado durante todo el día un ambiente de indisimulada euforia. Sus primeras palabras se interpretaron como una reivindicación de la democracia y del poder del voto para cambiar jefes de Estado o gobiernos, circunstancia en la que precisamente Ucrania constituye una excepción en una región del mundo donde dominan las autocracias o las democracias no liberales, empezando por la vecina Rusia. "Puedo decir, como ciudadano ucraniano a todos los países del espacio postsoviético; miradnos, "¡todo es posible!".

Su contrincante, el presidente Poroshenko, aceptó raudo la derrota y felicitó al triunfador de la jornada. "Acepto esta decisión; abandono mis funciones pero quiero subrayar con firmeza; no abandono la política", ha declarado, en tono de advertencia. 

A partir de ahora se abre un 'impasse' en la vida política del país que solo se cerrará cuando se celebren en el país elecciones legislativas, en principio previstas para el otoño. Carente de base parlamentaria, Zelenski, como jefe del Estado electo, dispone de un margen de maniobra muy limitado, en un sistema político semipresidencialista en el que el primer ministro, aunque es nombrado por el jefe del Estado, requiere del visto bueno parlamentario.  Precisamente, el pasado 31 de marzo fue registrado de forma oficial en el Ministerio de Justicia el partido político 'Servidor del Pueblo', el titulo del programa televisivo que le ha encumbrado, con la evidente finalidad de proveer de respaldo en la Rada, el órgano legislativo local, al flamante presidente de Ucrania.   

Elecciones sin manipulación

La jornada electoral se desarrolló plácidamente, bajo un sol primaveral que invitaba a los kievitas al paseo. La Comisión Electoral Central no constató irregularidades de importancia e informó solo de una docena de casos criminales relacionados con el uso ilegal de papeletas de voto. Los votantes que a media mañana acudían al colegio electoral 221 del barrio de Solomenski, radicado en la sede del Ministerio de Ecología, debían primero presentar sus pasaportes antes de recibir la correspondiente papeleta debidamente sellada en la que deberían marcar una cruz en la casilla de su candidato. A diferencia de lo que sucede en España, el nombre del aspirante venía acompañado de una pequeña biografía. Unas cabinas protegidas con cortinas azules y amarillas, los colores de la bandera ucraniana, garantizaban el secreto de la elección.

Según los responsables del centro de voto, en el que se impuso Poroshenko por un centenar de sufragios durante la primera vuelta, a esa hora había depositado su voto un 30% de los inscritos, una cifra que equivalía poco más o menos a la registrada en la elección de hace tres semanas. Inna Ivanovna, economista de 45 años, se personó con su padre, dispuesta a lanzarse a lo desconocido y a dar una oportunidad a Zelenski, al que considera representante de una "nueva generación de políticos". "En el 2014 voté por Poroshenko, pero me he arrepentido; no ha hecho nada y ya no nos vale; la democracia consiste en probar y si algo no funciona, cambiarlo", destacó. 

Pocos minutos después, se acercó, acompañado de su mujer y de uno de sus hijos, Serhiy, quien declina revelar su verdadero apellido. "Votamos por Zelenski; los presidentes deberían solo ocupar el poder durante un mandato y luego irse", comenta. Preguntado sobre la posibilidad de que el humorista modifique la política exterior proeuropea de Ucrania y redirija la orientación del país hacia Rusia, Serhiy no se muestra nada inquieto. "No regresaremos a la situación previa a la revolución de Maidán; estamos en un país completamente diferente", recordó.

En el extremo contrario de la ciudad, concretamente en la escuela 241, sita en el sureño distrito de Goloseivski Aleksándr Tvorchuk y su esposa Aleksandra se mostraron inquietos ante lo que pudiera deparar un presidente con nula experiencia política. "La situación aún no es estable y no es el momento de hacer experimentos", apuntó, mientras en paralelo era increpada por seguidores de Zelenski.

Temas: Ucrania