Ir a contenido

La fiscalía investiga a la ultraderecha alemana por posible financiación irregular

El Parlamento multa a la xenófoba Alternativa para Alemania (AfD) con 400.000 euros por haber recibido donaciones extranjeras y haber violado presuntamente la ley de partidos

Carles Planas Bou

El líder de Alternativa para Alemania, Joerg Meuthen.

El líder de Alternativa para Alemania, Joerg Meuthen. / GETTY IMAGES

Hay indicios de que la ultraderecha alemana podría haberse financiado de manera irregular. Así lo estimó ayer la Fiscalía de Berlín, que abrió oficialmente una investigación sobre las cuentas de Alternativa para Alemania (AfD). En ella, las autoridades apuntan a Klaus Fohrmann, tesorero del partido euroescéptico y anti-inmigración, a quien se señala por haber podido mentir en los informes anuales de 2016 y 2017.

Según ha informado el semanario ‘Der Spiegel’ y la revista ‘Report Mainz’, la investigación se centra en anuncios utilizados por una asociación de Stuttgart durante la campaña electoral. Esos anuncios habrían sido elaborados por Goal AG, una agencia de publicidad suiza que también habría apoyado, de manera gratuita, al presidente federal de AfD, Jörg Meuthen, y a Guido Reil, miembro de la ejecutiva federal, durante comicios regionales. El valor de esos anuncios asciende a 89.800 euros.

La administración parlamentaria que investiga el caso cree que esa publicidad gratuita se enmarca como donaciones al partido, algo que AfD rechaza. Por ello, este jueves les impuso una multa de hasta 402.900 euros por financiación irregular. La ley alemana de partidos políticos establece como ilegal aceptar donaciones de países de fuera de la Unión Europea (UE), como es Suiza. Las sanciones por ello pueden triplicar el coste de lo recibido.

Lista de escándalos

La posible financiación ilegal de AfD no es algo nuevo en Alemania. Ya en noviembre la fiscalía de Constanza abrió una investigación a Alice Weidel, líder parlamentaria del partido, por una posible violación de la ley de partidos al haber aceptado una donación de más de 132.000 euros para las elecciones federales de 2017 de una empresa farmacéutica suiza que supuestamente actuó como puente con un tercer actor aún desconocido.

En febrero, la prensa alemana destapó que, además, AfD había presentado en el Bundestag, el parlamento alemán, una lista de donantes parcialmente falsa. ‘Der Spiegel’ también reveló que la cúpula del partido xenófobo y nativista habría conocido la existencia de donantes secretos desde su fundación, entre los que está el conservador multimillonario August von Finck, hijo de un poderoso banquero que financió al régimen nazi de Adolf Hitler.

Reunión con Bannon o Farage

Esa sucesión de escándalos no gusta entre los posibles votantes de AfD. Según un último sondeo de Insa, hasta un 45% de los alemanes que se imaginan votando a la extrema derecha se muestran preocupados por su posible financiación irregular. Eso les podría pasar factura en las elecciones europeas del próximo 26 de mayo. Curiosamente, dos de los políticos implicados en la investigación, Meuthen y Reil, encabezan la lista electoral del partido.

Sin embargo, el partido sigue con su intención de impulsar la campaña. Para ello, ha organizado una reunión en el parlamento el próximo 11 de mayo en la que han invitado a periodistas y blogueros de derechas, afines a AfD, con la intención de hacer el intercambio de información “más eficiente en el futuro” e incluso han organizado un “seminario práctico” sobre temas legales con el abogado Ralf Höcker, que representa habitualmente a miembros del partido. Según ‘Der Spiegel’, la formación trabaja con que la guinda de este encuentro de “medios libres” sea la invitación de Stephen Bannon, exasesor de campaña de Donald Trump, o, en su defecto, al británico Nigel Farage. Artillería con la vista puesta en Bruselas.