Ir a contenido

PRESIDENCIALES EN EL PAÍS ESLAVO

¿Debate electoral o combate de boxeo en Ucrania?

El encuentro cara a cara entre Poroshenko y Zelenskiy en el estadio se transforma en un pugilato verbal jaleado por sus respectivos seguidores

El jefe del Estado congrega a más simpatizantes y demuestra más solidez frente a su oponente en una discusión bronca repleta de descaliicaciones

Marc Marginedas

Imagen del debate electoral en el estadio olímpico de Kiev.

Imagen del debate electoral en el estadio olímpico de Kiev. / AFP / GENYA SAVILOV

Más que una confrontación de ideas entre políticos rivales, hubo momentos en que aquello parecía un pugilato verbal jaleado por los seguidores de uno y otro.

Tras varias semanas de expectación, los dos candidatos en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del domingo en Ucrania, el actual presidente Petró Poroshenko y el cómico Volodymyr Zelinskiy, han celebrado por fin el único encuentro cara a cara de la campaña electoral ante miles de espectadores y en el Estadio Olímpico de Kiev, un escenario totalmente inusual para este tipo de menesteres. Y la extravagante convocatoria proporcionó las imágenes que todo el mundo intuía: aspirantes irrumpiendo en el recinto deportivo cual boxeadores antes de una pelea entre los abrazos y los vítores de sus seguidores; abucheos y silbidos de la hinchada propia cuando era el aspirante rival el que intervenía. Pero sobre todo, una sensación de que los insultos, los eslóganes de consumo rápido y las acusaciones ligeras y sin demostrar se imponían a las propuestas políticas y los planteamientos.

La puesta en escena fue cuidadosamente preparada, y los prolegómenos hasta tuvieron un cierto aire de partido de fútbol. Los partidarios de Zelenskiy se congregaban en una mitad del césped cubierto por una lona, y los de Poroshenko en la otra, separados por un denso cordón de agentes. En cuanto a fuerza presencial, la victoria no solo se inclinó sorprendentemente del lado oficialista sino que incluso lo hizo por goleada. Miles de simpatizantes del actual jefe del Estado abarrotaban el espacio que les había sido asignado, mientras los del cómico, supuestamente uno de los personajes más populares del país debido a sus apariciones televisivas, se arrebujaban en un rincón del extremo contrario, dejando a la vista mucha pista en blanco. Si Zelenskiy, más habituado que su rival a interactuar con una audiencia de personas, llegó en algún momento a a pensar que escogiendo tan excéntrico lugar le acabaría favoreciendo, debió llevarse un chasco descomunal. 

Poroshenko hizo su entrada en el recinto cuando aún actuaba en la tarima contraria 'Machete', un grupo pop-rock ucraniano que canta en ruso y que apoya las aspiraciones presidenciales del 'showman'. En medio de un griterío ensordecedor que acalló por completo la voz de Yaroslav Mali, el barbudo solista del conjunto musical, el jefe del Estado ucraniano se acercó a la barrera y no escatimó en saludos y efusividad ante unos partidarios llegados hasta allí en autobuses fletados y envueltos muchos de ellos en la bandera ucraniana. La aparición de Zelenskiy ante un público sin símbolos nacionales a la vista fue más comedida e incluso pudieron oírse algunos silbidos. El turno de intervenciones se jugó a cara o cruz, como no podría ser de otra manera.

Escasa experiencia y preguntas leídas en ruso

Tal y como se esperaba, sobre el estrado el presidente saliente demostró más entereza y experiencia que su rival y estrella televisiva, quien por su parte se vió obligado a leer algunas de sus intervenciones con el pulso tembloroso y realizando incluso algunas preguntas en ruso, lo que provocó el abucheo generalizado desde la grada oponente. Los sectores más nacionalistas del país recriminan al humorista su poca fluidez a la hora de expresarse en ucraniano.

Zelenskiy centró sus intervenciones en la laxitud de las autoridades actuales respecto a la corrupción, y en el deterioro de los estándares de vida de los ucranianos desde la revolución de Maidán. "En el 2014 yo voté por Poroshenko, pero cometí un error", arrancó. "Nunca nos pudimos imaginar que su nueva vida (que prometía el presidente) iba a convertirse en realidad en una supervivencia", continuó. Presentandose como un personaje ajeno a la politica, el actor televisivo se autoatribuyó la capacidad de "romper el sistema", con "una nueva mentalidad, una mentalidad del siglo XXI".

El jefe del Estado saliente le respondió recriminándole su falta de experiencia a la hora de afrontar los principales desafíos del país, en particular la guerra en la región del Donbás, en el este, azuzada desde el país vecino. "Usted será un jefe del Estado débil que no podrá defenderse a sí mismo de los golpes de Putin" quien, según Poroshenko, tiene el sueño de "arrastrar" a Ucrania "de vuelta" al Imperio ruso. También quiso hacer sangre son los vínculos del Zelenskiy con el oligarca Ihor Kolomoyskiy, cuyo canal de televisión retransmite el serial que protagoniza. 

Cuando quedan pocas horas para que se abran los colegios electorales en Ucrania, resta por ver si el relativo triunfo que Poroshenko se anotó en el debate logra dar la vuelta a unos sondeos que conceden una amplísima ventaja al actor televisivo.          

          

    

         

Temas: Ucrania