01 dic 2020

Ir a contenido

Cambio de roles

Abren investigación en contra de los fiscales encargados del caso de Alan García

La justicia peruana informó que José Domingo Pérez y Henry Amenábar pudieron haber cometido algún tipo de infracción durante las pesquisas contra el expresidente

El Periódico

El expresidente de Perú, Alan García.

El expresidente de Perú, Alan García. / Reuters

El Ministerio Público de Perú abrió una investigación por "presuntas infracciones administrativas" contra los fiscales José Domingo Pérez y Henry Amenábar, quienes investigaban al ya fallecido expresidente Alan García, según un documento difundido por medios locales.

La investigación fiscal interna es "de oficio" y responde a los "cuestionamientos" difundidos en diversos medios de comunicación sobre la actuación del equipo fiscal, en el marco de la orden judicial de "allanamiento de la vivienda y la detención preliminar" de García, señaló el documento.

El Ministerio Público dispuso que ambos fiscales, en el plazo de cinco días hábiles, deberán presentar un "informe de hechos", con documentación que sustente su versión sobre el caso. Así también, que la oficina de Imagen Institucional de la Fiscalía remita al órgano de control interno todas las informaciones periodísticas emitidas con relación a la participación fiscal en el procedimiento seguido como parte de la investigación contra García por presunta corrupción vinculada al caso Odebrecht en Perú.

Rechazan las acusaciones

Los fiscales que investigaban a Alan García por el caso Odebrecht rechazaron que hayan cometido alguna irregularidad en la diligencia en la que tenían previsto ejecutar su detención preliminar y allanamiento, pero que derivó en su suicidio.

En un comunicado oficial, el Equipo Especial de la Fiscalía afirmó que se ha seguido estrictamente el protocolo para este tipo de diligencias, respetando los derechos de García, y lamentaron "la decisión trágica" adoptada por el expresidente durante la ejecución de la medida de detención preliminar y allanamiento ordenada legalmente por el Poder Judicial.

El dos veces gobernante peruano (1985-1990 y 2006-2011) murió este miércoles mientras era operado en el hospital Casimiro Ulloa, de Lima, adonde fue trasladado de urgencia por agentes de la Policía que habían llegado a su casa para detenerlo, lo que llevó al exgobernante a dispararse un tiro en la cabeza.