Ir a contenido

La UE anuncia represalias si EEUU amenaza sus intereses en Cuba

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, dice que la decisión de la Administración Trump es "contraria al derecho internacional"

Anuncia que tomarán todas las medidas posibles para proteger los "intereses legítimos" de las empresas europeas en la isla

Silvia Martinez

La alta representante de la Union Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini.

La alta representante de la Union Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini. / STEPHANIE LECOCQ (EFE)

La decisión del Gobierno de Donald Trump de permitir demandas en los tribunales estadounidenses, contra  entidades e individuos europeos que hacen negocios con propiedades confiscadas en Cuba, ya tiene respuesta de la Unión Europea. La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y la responsable de comercio, Cecilia Malmström, han anunciado su intención de responder con represalias si los intereses europeos se ven afectados. "La UE evaluará todas las posibilidades a su alcance para proteger sus intereses legítimos, incluidos sus derechos en la OMC y el estatuto de bloqueo de la UE", anuncian en una declaración conjunta.

Mogherini y Malmström ya transmitieron su "preocupación" y anunciaron posibles medidas en una carta remitida el pasado 10 de abril al secretario de estado estadounidense, Mike Pompeo. En ella, avisaron a Washington que "la UE se verá obligada a utilizar todos los medios a su disposición" si Washington reactiva el título III de la Ley Helms-Burton, que hasta ahora permanecía congelado pero que permitirá demandar ante los tribunales federales estadounidenses a empresas que se hayan lucrado con los bienes expropiados en la isla caribeña por la revolución cubana de 1959. Esta decisión podría abrir la puerta a que miles de exiliados cubanos, nacionalizados estadounidenses, presentaran demandas en Estados Unidos contra empresas europeas como, por ejemplo, cadenas hoteleras presentes en la isla.

"A la luz de la decisión de la administración de Estados Unidos de no renovar la exención de la aplicación del título III de la Ley Helms-Burton (Ley libertad) de 1996, la Unión Europea reitera su más firme oposición a la aplicación extraterritorial de medidas unilaterales relacionadas con Cuba por ser contrarias al derecho internacional", advierten en la declaración. La decisión supone además, según las comisarias, "una violación de los compromisos asumidos por Estados Unidos" en los acuerdos cerrados con la UE en 1997 y 1998.

Un frente más abierto

La UE demandó al Gobierno de Estados Unidos ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) cuando aprobó la legislación, pero retiró la demandas tras el compromiso de Washington de que las empresas e individuos europeos que operasen en Cuba quedarían exentos de posibles reclamaciones. Desde entonces, las medidas se han mantenido en suspenso y el compromiso entre ambos bloques se había mantenido intacto. La intención de la Administración Trump de intensificar la presión sobre La Habana augura una nueva pelea para la que Bruselas asegura estar preparada. "El estatudo de bloqueo prohíbe la ejecución de sentencias relacionadas con el título III de la Ley Helms-Burton dentro de la UE" y permite "a las empresas de la UE demandadas en los Estados Unidos recuperar a través de los tribunales europeos cualquier daño sufrido como consecuencia de procesos legales iniciados en Estados Unidos", subrayan en su declaración.

Este nuevo frente suma uno más a los muchos que ya enfrentan a Washington y Bruselas, entre ellos los aranceles del acero y el aluminio europeo y la disputa por los subsidios a Boeing-Airbus.  Estados Unidos amenazó la semana pasada con imponer aranceles por 11.000 millones de dólares a productos europeos y este miércoles la UE le ha devuelto el golpe publicando una lista por valor de 20.000 millones de dólares que incluye productos tan simbólicos como el kétchup, en represalia por las subvenciones estadounidenses al gigante Boeing. La decisión final sobre la cuantía la tomará la OMC.