Ir a contenido

CRISIS EN EL PAÍS AFRICANO

El líder del golpe de Sudán se retira para dar paso a otro militar

El teniente general Abdel Fattah Abdelrahman toma posesión del cargo, en el que permanecerá dos años

La junta limitar levanta el toque de queda y ordena la liberación de los manifestantes

El Periódico

Ciudadanos de sudan manifiestan su alegría por la salida del ministro de Defesa como jefe de la junta militar que gobierna el país.

Ciudadanos de sudan manifiestan su alegría por la salida del ministro de Defesa como jefe de la junta militar que gobierna el país.

El jefe del consejo militar de Sudán se retiró un día después de liderar un golpe de estado que derrocó al líder del país Omar al Bashir en medio de una ola de protestas. El ministro de Defensa, Awad Ibn Auf, anunció su decisión en la televisión estatal, y nombró a su sucesor, el teniente general Abdel Fattah Abdelrahman al  Burhan, que tomó posesión del cargo el viernes. El Ejército ha dicho que permanecerá en el poder durante un máximo de dos años, a lo que seguirán elecciones. Pero los líderes de la protesta dicen que no abandonarán las calles hasta que el Ejército de paso a un gobierno civil. La caída del Al Bashir siguió a los meses de inquietud que comenzaron en diciembre debido al alza de los precios.

Esta situación llega después de que miles de sudaneses hayan tomado las calles de la capital, Jartum, para pedir un gobierno civil después de que el Ejército depusiera al expresidente Omar al Bashir el pasado jueves, tras tres décadas de gobierno autocrático. Los ciudadanos rechazan la decisión de establecer una transición liderada por las Fuerzas Armadas, que han tomado el poder y han supendido la Constitución.

Guiño a la calle 

En su primer discurso, el nuevo líder sudanés ha hecho un guiño al pueblo con el levantamiento del toque de queda impuesto por el Ejército tras la caída del dictador el pasado jueves y la liberación de los manifestantes que llevan en prisión desde el inicio de las movilizaciones hace casi cuatro meses, incluidos los que ya han sido juzgados por la ley de emergencia, decretada por Al Bashir a finales de febrero. Al Burhan también ha prometido el respeto a los derechos humanos y a todos los tratados internacionales firmados por Sudán hasta que se lleve a cabo la entrega del poder a un gobierno civil. 

El teniente general Abdel Fattah Abdelrahman al Burhan, toma posesión de la presidencia de la junta militar / Afp photo

La junta militar anunciada para dirigir Sudán tras el derrocamiento del presidente Al Bashir, ha retrasado su formación para llevar a cabo consultas con las fuerzas políticas, mientras los manifestantes siguen acampados junto a la sede del Ejército para pedir el traspaso a una autoridad civil. En esta misma línea, la coalición opositora Fuerzas de la Libertad y el Cambio ha anunciado la designación de diez representantes del movimiento de protesta para entablar un diálogo con la junta militar. 

"Hemos decidido aceptar la invitación y sentarnos a la mesa de diálogo con el objetivo de una transición a una autoridad civil que logre todas las demandas de la revolución sudanesa", ha afirmado la oposición tras acceder a una primera reunión con las fuerzas militares este sábado. Las diez personas elegidas son una representación de las Fuerzas de la Libertad y el Cambio que se formaron el pasado enero dentro de la oleada de protestas antigubernamentales que han llevado a la caída de Al Bashir.

Primeras destituciones

El general Abdelfatah al Burhan juró su cargo con el uniforme militar y frente a otro uniformado, tal y como mostró la televisión estatal sudanesa, que tan solo retransmitió imágenes sin locución y sin ningún rótulo. Esas imágenes fueron emitidas por la emisora estatal poco después de que apareciera en la pantalla el ministro de Defensa sudanés, Awad bin Auf, para dimitir de su cargo al frente del Consejo Militar Transitorio y designar a Al Burhan para sustituirle.

En un mensaje leído ante las cámaras, Bin Auf anunció que su decisión busca "preservar la unidad del Ejército" y "evitar grietas" en su seno. Además de dimitir, ha apartado de su cargo al vicepresidente de la junta, Kamal Abdel Maaruf, que es el jefe del Estado Mayor del Ejército sudanés. Bin Auf había tomado posesión el jueves por la noche, pocas horas después de haber sido el encargado de anunciar a los sudaneses que las Fuerzas Armadas habían derrocado a Al Bashir y lo mantenían bajo arresto, en respuesta a casi cuatro meses de protestas en las calles contra el mandatario.

Al Burhan ha prometido en esta fase transitoria la reconstrucción de todas las instituciones del Estado, luchar contra la corrupción castigar a quienes han dañado la economía, hasta provocar la grave crisis que está en el origen de las protestas. Asimismo ha instado a "preparar el ambiente político para el traspaso pacífico del poder" y ha pedido a todas las fuerzas políticas y grupos opositores que "ayuden a volver a la vida normal", después de semanas de movilizaciones en las calles, en las que han muerto decenas de personas, cientos han resultado heridas y más de mil han sido detenidas. 

Sanciones económicas

El origen de esta situación se remonta al 19 de diciembre del 2018. El Gobierno intentó evitar el colapso económico provocado por los años de sanciones de Estados Unidos y la pérdida de ingresos del petróleo mediante la imposición de medidas de austeridad de emergencia y una fuerte devaluación de la moneda. La eliminación de subsidios al pan y los combustibles provocaron manifestaciones en el este por la caída del nivel de vida, pero la ira pronto se extendió a la capital, Jartum. El levantamiento de la mayoría de las sanciones en el  2017 no ayudó al país, que perdió la mayoría de sus campos petroleros cuando Sudán del Sur se independizó en el 2011.

Inicialmente, se enfocaron en el aumento de los costes, pero rápidamente se ampliaron a las demandas para la destitución del presidente Al Bashir, a cargo durante casi 30 años, y su Gobierno. Las protestas alcanzaron un punto culminante en la fecha simbólica del 6 de abril: el aniversario de un levantamiento no violento de 1985 que eliminó al dictador Jaafar Nimeiri.

Temas: Sudán