29 may 2020

Ir a contenido

POLÍTICAS EN EEUU

Trump confirma que quiere enviar inmigrantes a ciudades demócratas

Su objetivo es desbordar a las administraciones locales que se oponen a deportar indocumentados

El Periódico

Donald Trump, el pasado jueves.

Donald Trump, el pasado jueves. / EFE / JIM LO SCALZO

El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha confirmado en Twitter que se plantea la posibilidad de enviar a inmigrantes ilegales a ciudades santuario, aquellas que rechazan la deportación de indocumentados, como represalia por su negativa a implantar las medidas migratorias del Ejecutivo, tal como había adelantado este viernes el 'Washington Post'.

El plan de la Casa Blanca es enviar a algunas de estas localidades "de pequeño y mediano tamaño" al grueso de los inmigrantes detenidos en la frontera, con la intención de que las autoridades locales se vieran sumidas en el caos al ponerles en libertad, de acuerdo con el diario.

La principal intención del Gobierno era tomar represalias contra municipios controlados por demócratas que se niegan a implantar las políticas migratorias del Ejecutivo. "La Izquierda Radical siempre parece tener una política de Fronteras Abiertas y Brazos Abiertos, ¡así que seguro que esto les hace muy felices!", agregó.

En declaraciones a los periodistas después de su tuit, Trump reiteró que planea "enviar a más tropas a la frontera" con México, como adelantó esta semana, y dijo que está dispuesto a proporcionar "un suministro sin límites" de indocumentados a las jurisdicciones santuario, entre las que está el estado entero de California.

"El gobernador de California quiere que entre mucha gente, muchos refugiados, así que se los daremos", afirmó Trump.

Mensaje a los demócratas

Añadió que, si la oposición demócrata no quiere cambiar las leyes de inmigración, su Gobierno podría "mover a los indocumentados a ciudades santuario" una vez que concluya el periodo de detención máximo para los menores que llegan a la frontera, que es de 20 días.

La Casa Blanca, a partir de la información de 'The Washington Post' había asegurado que esa idea estaba descartada. "Esta fue solamente una propuesta que se hizo y se rechazó, lo cual zanjó cualquier debate posterior", afirmó la Casa Blanca en un comunicado a última hora del jueves.

Esa idea se estudió tanto en noviembre como en febrero, y la Casa Blanca argumentó ante el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) que su intención era tanto aliviar el problema de falta de espacio en los centros de detención como enviar un mensaje a los demócratas.

En noviembre, ante la llegada de una caravana de centroamericanos a la frontera, la Casa Blanca propuso en un correo electrónico arrestar a esos indocumentados en la frontera y después enviarlos en autobús a "ciudades santuario pequeñas y medianas".

El distrito de Pelosi

Cuando la Casa Blanca insistió en el plan el pasado febrero, el ICE, encargado de la detención y deportación de indocumentados dentro del país, lo rechazó como inadecuado por problemas presupuestarios y de imagen pública, según el "Post".

Fuentes del Congreso y del ICE consultadas por el diario atribuyen la insistencia en la idea a Stephen Miller, un asesor de Trump conocido por su línea dura contra los inmigrantes.

Entre los distritos a los que la Casa Blanca pensó en transportar a indocumentados se encontraba uno de la urbe de San Francisco (California), que representa en el Congreso la presidenta de la Cámara baja, la demócrata Nancy Pelosi.

En febrero, cuando la Casa Blanca insistió en esa idea, Pelosi lideraba la campaña de los demócratas contra los planes de Trump de financiar el muro en la frontera con México, en un momento de intensas disputas para volver a poner en marcha a la Administración, tras un cierre parcial que duró 35 días.

Una portavoz de Pelosi, Ashley Etienne, dijo al "Post" que el hecho de que la Casa Blanca considerara esa idea demuestra "el cinismo y la crueldad de esta Administración".

Fondos federales

Trump ha criticado duramente desde que llegó al poder a las alrededor de 200 jurisdicciones "santuario" de EEUU, y en 2017 trató de privarlas de fondos federales, pero un juez frenó esa medida.

El Gobierno habría puesto esta opción sobre la mesa a finales del año pasado, coincidiendo con la llegada de dos caravanas de migrantes procedentes de Centroamérica a la frontera sur del país, y volvió a sacarla a la palestra el pasado febrero. Entre los municipios afectados por esta medida se encontraba el distrito 12 de California, cuya representante en la Cámara baja es la demócrata Nancy Pelosi.

Pelosi ha sido una de las voces más críticas con las políticas migratorias de Trump y su negativa a aceptar fondos para la construcción del muro en la frontera con México abocó a la Administración al cierre parcial más largo de su historia: 35 días. La oficina de la congresista ha reaccionado señalando que "el cinismo y la crueldad de esta Administración no pueden ser subestimados".