Ir a contenido

TRAGEDIA NUCLEAR

Japón permite el retorno de los habitantes de un barrio cerca de Fukushima

"El objetivo es comenzar una retirada gradual de la orden de evacuación", según el alcalde de la localidad de Okuma, afectada por la catástrofe nuclear

El Periódico / Reuters

Centro de la localidad de Okuma, afectada por la catástrofe nuclear de Fukushima, donde las autoridades han permitido el retorno de algunos de sus habitantes.

Centro de la localidad de Okuma, afectada por la catástrofe nuclear de Fukushima, donde las autoridades han permitido el retorno de algunos de sus habitantes. / AP

Las autoridades japonesas han dado luz verde al primer regreso de residentes a un barrio de una de las ciudades cercanas a la planta nuclear de Fukushima, que sufrió un accidente nuclear hace ocho años que causó más de 18.000 muertos y obligó a desalojar la zona.

La localidad de Okuma, que tenía más de 10.000 habitantes, está haciendo frente a las grandes dificultades para su reconstrucción. Más de la mitad de las personas que vivían en el pueblo no quieren regresar, según una reciente encuesta. El barrio en el que se ha levantado la prohibición apenas albergaba al 3,5% de los habitantes del pueblo, pero el alcalde de Okuma ha insistido en que esto es solo el comienzo.

"Esto es un hito importante para la ciudad", ha asegurado el alcalde, Toshitsuna Watanabe, en un comunicado. Sin embargo, el principal objetivo es "empezar una retirada gradual de la orden de evacuación para toda la ciudad", ha recalcado. Los efectos de la catástrofe siguen siendo visibles en algunas zonas de la región nipona, donde continúan con acceso restringido debido a la presencia de residuos radiactivos de las fugas que se produjeron en tres de los cuatro reactores de la central nuclear. 

Más de 160.000 evacuados

En marzo del 2011, un terremoto de 9 grados de magnitud  en la escala de Ritcher y el consiguiente tsunami destrozó la planta nuclear de Fukushima, que abarca las municipalidades de Okuma y Futaba en la costa del Pacífico.

Más de 160.000 personas fueron evacuadas como resultado del peor desastre nuclear en 25 años. Desde entonces, el área restringida ha ido encogiendo gradualmente hasta los 339 kilómetros cuadrados actuales que siguen catalogados como peligrosos para la salud.