Ir a contenido

La UE y May acuerdan aplazar el 'brexit' al 31 de octubre

El nuevo plazo da margen suficiente, según el presidente Donald Tusk, para que laboristas y conservadores busquen un pacto

Si el Theresa May no celebra elecciones europeas en mayo el Reino Unido tendrá que salir del club el 1 de junio

Silvia Martinez / Bruselas

La Unión Europea pospone el brexit hasta el 31 de octubre. / SUSANA VERA (REUTERS / VÍDEO: EFE)

Ni 30 de junio, ni 31 de diciembre ni marzo de 2020. Los 27 líderes europeos han aceptado aplazar, por segunda vez, la salida del Reino Unido de la Unión Europea -prevista para este viernes 12 de abril- aunque no hasta la fecha que pedía la primera ministra británica, Theresa May. La nueva fecha de salida marcada en rojo en el calendario europeo será como máximo el 31 de octubre de 2019, a medio camino entre la prórroga de un año que proponía el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y la solicitada por la líder de los tories.

“Los Veintisiete y el Reino Unido han acordado una extensión flexible hasta el 31 de octubre. Esto significa seis meses más para que el Reino Unido encuentre la mejor solución posible", ha anunciado el presidente del Consejo Europeo al filo de las dos de la madrugada y minutos después de que May acatara la decisión. "La extensión es tan flexible como esperaba y un poco más corta de lo que esperaba pero todavía es suficiente para encontrar la mejor solución posible. Por favor no malgasten el tiempo", ha reclamado Tusk en un mensaje dirigido a conservadores y laboristas.

La nueva fecha que sale de esta cumbre de emergencia obliga al Reino Unido a celebrar elecciones europeas en mayo y a salir de la UE cuatro meses más tarde de lo solicitado para dar tiempo y margen a que las conversaciones iniciadas con el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, del algún resultado. Un plazo "sensato" a ojos del primer ministro maltés, Joseph Muscat, porque "da tiempo al Reino Unido a escoger su camino" y "razonable" para el español Pedro Sánchez, y que demuestra que "la Unión Europea quiere llegar a un acuerdo" y evitar una salida caótica.

Revisión en junio

La fecha no está escogida al azar. Supone que el Reino Unido saldrá de la UE justo un día antes de que la nueva Comisión Europea asuma su mandato, el 1 de noviembre, lo que excluirá a los británicos de tener que nombrar un comisario en el nuevo Ejecutivo, una prioridad para el presidente de Francia, Emmanuel Macron, que consideraba ilógico conceder una prórroga excesivamente larga porque habría debilitado las instituciones europeas. El acuerdo incluye además una cláusula de revisión en la cumbre de finales de junio aunque los dirigentes europeos han descartado seguir negociando sobre el 'brexit' en esa cita. "No vamos a "negociar en junio. El momento clave de decisiones será en octubre", ha explicado el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker.

Esta no era inicialmente la opción apoyada mayoritariamente por los dirigentes europeos. El grueso preferían la alternartiva de una prórroga flexible hasta finales de año e incluso marzo de 2020, tal y como había sugerido Tusk. Una idea que también gustaba a la cancillera alemana Angela Merkel, abiertamente partidaria de evitar a toda costa un ‘brexit’ caótico. Pero Macron se ha plantado y ha exigido limitar lo máximo posible la permanencia británica. "No todo es preferible a un no acuerdo", han insistido fuentes del Elíseo en relación a la postura del presidente francés que considera que cualquier solución debe cumplir tres prioridades: que no se ponga en peligro el proyecto europeo, que se respete la decisión democrática del pueblo británico y que de claridad.

Cooperación sincera y leal

Las conclusiones pactadas por los 27, tras casi ocho horas de negociaciones, recogen que no habrá renegociación del acuerdo de divorcio, que cualquier compromiso, declaracion y acto unilateral tendrá que ser compatible con la letra y el espíritu del pacto, que durante la eventual prórroga no se podrá negociar la relación futura y que Reino Unido seguirá siendo miembro de pleno derecho, con sus derechos y obligaciones. Los 27 recuerdan además que si Londres mueve sus líneas rojas podrían reconsiderar el contenido de la "declaración política" sobre la relación futura y que podrán revocar el artículo 50 en cualquier momento.

 Londres mientras tanto tendrá que actuar durante la prórroga de forma "constructiva y responsable", bajo la premisa de una "cooperación sincera". En este sentido, Reino Unido tendrá que abstenerse de adoptar cualquier medida que ponga en riesgo los objetivos de la unión, en particular a la hora de participar en el proceso de toma de decisiones. "Nuestra intención es que hubiera garantías políticas de que Reino Unido no utilizará ningún tipo de trucos para bloquear nuestro trabajo. Confío en lo que ha declarado Theresa May y no tengo dudas", ha explicado Tusk.

El acuerdo también abre la puerta a que los 27 y la Comisión Europea puedan seguir reuniéndose a todos los niveles por separado, sin Reino Unido en la mesa, aunque siga siendo país miembro para discutir sobre asuntos relacionados a la situación tras el 'brexit'. Una especie de fórmula para apartarles de la mesa de negociación para instaurar una especie de “estatus de país saliente”, al estilo del que gozan los países que solicitan la adhesión o formatos como el Eurogrupo. Lo que no ha conseguido Macron es obligar a May a renunciar a su derecho de veto aunque Juncker ha abogado por "desdramatizar" y ha recordado que "las posibilidades de Londres de bloquear decisiones son muy limitadas". 

Elecciones europeas de mayo

Más allá del papel del Reino Unido durante la prórroga la gran línea roja es la participación británica en las elecciones europeas, la condición sine qua non para cualquier extensión más allá del 22 de mayo, fecha límite antes de los comicios que se celebran entre el 23 y 26 de mayo. May ha anunciado su intención de celebrar estas elecciones pero el asunto sigue preocupando a los 27. Hasta el punto de que si Reino Unido sigue siendo miembro de la UE cuando comiencen las elecciones y no ha ratificado el acuerdo de salida su salida del club será automática el 1 de junio. Dicho de otra forma, si Londres incumple su compromiso de acudir a las urnas habrá brexit caótico ese día.

Pese a la prórroga May ha insistido a su opinión pública que todavía es posible salir de la UE antes del 22 de mayo y que su intención es eso. "La UE ha acordado que la extensión puede terminarse cuando el acuerdo haya sido ratificado. Por ejemplo, si aprobamos el acuerdo en las tres primeras semanas de mayo, no tendremos que participar en las elecciones europeas y oficialmente saldremos de la UE el sábado 1 de junio", ha asegurado. "No voy a pretender que las próximas semanas serán fáciles o que hay una forma fácil de romper el bloqueo en el Parlamento pero tenemos la responsabilidad como políticos de encontrar el camino para cumplir la decisión democrática del referéndum, lograr el brexit y hacer avanzar nuestro país", ha recordado.