Ir a contenido

TOQUE DE ATENCIÓN A LA JUSTICIA RUSA

El Tribunal de Estrasburgo sentencia contra la prisión domiciliaria del opositor ruso Navalny

La Corte considera que las medidas preventivas impuestas contra el bloguero violaban sus derechos y pretendían limitar su acción política

Marc Marginedas

El opositor ruso Alekséi Navalny, en una imagen de archivo.

El opositor ruso Alekséi Navalny, en una imagen de archivo. / PAVEL GOLOVKIN (AP)

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDH) ha apercibido de nuevo a la justicia de Rusia por el trato que dispensa a Alekséi Navalny, el bloguero anticorrupción convertido en la principal figura de la oposición. La Corte ha estipulado que los derechos políticos del opositor habían sido violados durante el periodo en que permaneció bajo arresto domiciliario, en el 2014 y a principios del 2015, al tiempo que ha decretado que las medidas restrictivas adicionales que se le impusieron en su día tenían como objetivo "limitar sus actividades políticas".

"La asignación a prisión preventiva no estaba justificada; es evidente que el tratamiento de que ha sido objeto tenía como objetivo limitar sus actividades públicas", reza la sentencia, que certifica que varios artículos de la Convención Europea de Derechos del Hombre referidos a la libertad y a la libertad de expresión habían sido violados. El castigo adicional que tuvo que afrontar el activista incluía severas limitaciones a la comunicación con personas que no fueran sus familiares más cercanos, hacer declaraciones públicas o tener acceso a los medios de comunicación. El opositor violó estas medidas en varias ocasiones, alegando que eran "ilegales".

Indemnización de 20.000 euros

El veredicto contempla el pago de una indemnización de 20.000 euros a Navalny, además del pago de las costas procesales. Rusia ya acumula varias sentencias condenatorias debido al trato dispensado a Navalny, la más reciente de ellas en noviembre pasado, cuando el tribunal de Estrasburgo estipuló que dos de los arrestos de los que había sido objeto tenían un "móvil político" y estaban destinados a "asfixiar el pluralismo político" en Rusia, ordenando al Estado ruso el pago de otra indemnización, en este caso cercana a los 70.000 euros

Navalny y su entorno han acogido con alborozo el veredicto. "Victoria; el tribunal europeo ha reconocido que el arresto domiciliario al que me condenaron en el 2014 era ilegal", ha escrito en un tuit difundido por la mañana. "Estoy convencido de que esta decisión tendrá consecuencias importantes para aquellos que en Rusia sufren permanentemente semejante arbitrariedad", ha asegurado en Instagram.

El Kremlin, por su parte, ha cargado contra la resolución judicial, dando a entender que esperaba otra de muy distinto carácter. "Es muy inesperado; es muy difícil estar de acuerdo con algo así", ha reaccionado el portavoz presidencial, Dmitri Peskov, en declaraciones recogidas por TASS. Pese a los reiterados varapalos judiciales a Rusia en Estrasburgo, hasta el momento, las autoridades del país han liquidado religiosamente las multas e indemnizaciones que les ha impuesto el TEDH, aunque desde algunas instancias nacionalistas cada vez se insiste más en que el país debería abandonar de una vez la Convención Europea de Derechos del Hombre debido a la diferencia de criterios entre Moscú y Estrasburgo.      

  

Temas: Rusia