Ir a contenido

ELECCIONES LOCALES EN TURQUÍA

Erdogan, a punto de perder la alcaldía de Estambul

El partido del presidente truco, el AKP, va en segunda posición en el recuento de votos, a menos de medio punto del primer clasificado, el CHP

De confirmarse la derrota del partido presidencial, Estambul estaría por primera vez desde 1994 sin un alcalde islamista

Adrià Rocha Cutiller

El presidente turco Tayyip Erdogan poco antes de pronunciar un discurso.

El presidente turco Tayyip Erdogan poco antes de pronunciar un discurso. / BULENT KILIC (AFP)

Son 20.000 votos. En una ciudad, Estambul, de casi 20 millones de habitantes —de los cuales, 10,5 estaban llamados a las urnas este domingo—, la diferencia, según el último recuento, ha acabado siendo, sólo, de 20.000.

20.000 sobre 20 millones: estos son los votos que le ha sacado de ventaja el Partido Republicano del Pueblo (CHP)socialdemócrata, laico y principal partido de la oposición en Turquía, al Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), islamista, conservador y dirigido por el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Ambos partidos, sin embargo, han reclamado las victoria en Estambul para sí: toda Turquía, mientras tanto, se pregunta qué acabará pasando. Y no lo sabrá hasta dentro de unos días, porque, en total, sólo en Estambul, se han declarado nulos unos 300.000 votos. Tanto el AKP como el CHP han apelado a su recuento y, dependiendo del resultado de esos recursos, la alcaldía de la mayor urbe europea caerá de un lado o del otro: la ley electoral turca estipula que el puesto va automáticamente al ganador de las elecciones.

«El recuento continúa, pero por ahora, según nuestras informaciones, el candidato del CHP tiene más votos que nosotros —ha dicho este lunes el candidato del AKP, Binali Yildirimexprimer ministro turco y mano derecha del presidente—. Gane quien gane, recibirá mis felicitaciones. Pero hemos impuesto ya quejas y apelaciones a la Comisión electoral».

Por la madrugada del domingo a lunes, sin embargo, su discurso fue muy distinto: eran las 12 de la noche, el recuento estaba cerca del 80% y Yildirim, por aquel entonces, tenía una ventaja sobre el candidato del CHP, Ekrem Imamoglu, de un par de puntos. Así que el candidato del AKP salió a hablar, se felicitó a sí mismo, agradeció a Estambul por la victoria y se encerró en su sede a celebrarla.

Pero algo salió mal: en los minutos siguientes la carrera se estrechó. Imamoglu le empataba. Entonces, no se sabe por qué, el recuento se paró. El CHP se indignaba: alguien planeaba algo, decían, y que por favor que sus observadores no abandonasen los colegios electorales ni las urnas en ningún momento. Así transcurrió toda la madrugada: sin ninguna información. Al final, este lunes por la mañana, la Comisión electoral lo ha confirmado: el CHP le saca 20.000 votos de ventaja al AKP en Estambul.

«Según nuestros recuentos hemos ganado. Pero por responsabilidad política prefiero no declarar oficialmente mi victoria aún», ha dicho Imamoglu este viernes. Pero el candidato del CHP ya se describe a sí mismo, en Twitter, como alcalde de Estambul.

La joya de la corona

De producirse, la pérdida de la ciudad más importante de Turquía sería un varapalo duro de superar para Erdogan. Desde que él fue declarado alcalde de la ciudad, en 1994, Estambul ha sido, siempre, gobernada por partidos islamistas: primero el Partido de la Virtud (FP) —donde inició su carrera política Erdogan—, y después el AKP.

«Perder Estambul es un golpe fuerte a la marca política de Erdogan. Nacido y criado en la ciudad, Erdogan se dio a conocer en Turquía cuando salió elegido como alcalde en 1994, posición que le catapultó al poder en Ankara, donde se convirtió en el político más poderoso de Turquía», ha escrito el politólogo y escritor turco Soner Cagaptay.

El golpe, sin embargo, va más allá de Estambul. Aunque en estas elecciones el AKP ha sido, de largo, el partido más votado —ha ganado el 44% de los votos totales, 51% si se suman los resultados de su socio de coalición—, Erdogan ha perdido la alcaldía de Ankara, la capital, y de ocho provincias más. De confirmarse la pérdida de Estambul, tras este domingo, el AKP tan solo controlará una de las seis mayores ciudades de Turquía. Solo Bursa, y por muy poco, les ha seguido siendo fiel.

Incertidumbre en el sureste

Aunque ha perdido muchos votos —tres provincias— el partido prokurdo HDP se ha impuesto en la mayoría de ciudades en el sureste de Turquía, con mayoría de población kurda. Sin embargo, en campaña, Erdogan ha dicho que expulsará a sus alcaldes. El gobierno les considera como miembros o aliados de la guerrilla del PKK.