Ir a contenido

Operación Lava Jato

Michel Temer enfrenta una nueva denuncia legal por corrupción en Brasil

La Justicia brasileña acepta un nuevo cargo por supuestos sobornos en contra del expresidente quien tiene una situación muy complicada por otras acusaciones similares

El Periódico

El expresidente brasileno  Michel Temer durante una ceremonia en Brasilia.

El expresidente brasileno  Michel Temer durante una ceremonia en Brasilia. / EFE

Un tribunal federal de Brasil aceptó una nueva denuncia por asuntos de corrupción contra el expresidente Michel Temer, quien dejó el poder el 1 de enero y la semana pasada pasó cuatro días en prisión por orden de un juez.

En este caso, la decisión del juez Rodrigo Bentemuller se refiere a un supuesto soborno de 500.000 reales (unos 128.000 dólares) que recibió uno de sus auxiliares, al que la Policía detuvo en 2017 con una maleta en la cual estaba el dinero, que supuestamente era en realidad para el expresidente.

Temer, quien le entregó el poder a Jair Bolsonaro el 1 de enero, fue detenido la semana pasada y llegó a pasar cuatro días en prisión, pero por otra de las diez causas que en total enfrenta en los tribunales, todas relacionadas con supuesta corrupción.

Las pruebas en su contra

Según la denuncia aceptada ahora, el dinero que fue encontrado en la maleta que portaba Rodrigo Roucha Loures, un auxiliar cercano de Temer, era en realidad para el expresidente y había sido pactado con los entonces dueños de la empresa cárnica J&F, los hermanos Joesley y Wesley Batista.

Roucha Loures fue incluso grabado por la Policía cuando salía corriendo de un restaurante en Sao Paulo con la maleta repleta de dinero, que la había sido entregada por un ejecutivo de J&F, y la difusión del vídeo fue en su momento condenada por Temer, quien ya estaba en ejercicio de la Presidencia.

Un mes y medio antes de la detención de Roucha Loures, la prensa local había divulgado un explosivo audio en el que escuchaba a Temer conversando con Joesley Batista, sobre medidas que el Gobierno podría adoptar para beneficiar a la empresa cárnica.

La operación Lava Jato

Por ese asunto, la Fiscalía llegó a pedir el desafuero de Temer, a fin de que respondiera ante la Justicia, pero ello fue negado por el Congreso, con el que proceso solo pudo ser retomado una vez que dejó el poder.

La semana pasada, al ser detenido por otro asunto en que responde por corrupción, Temer se convirtió en el segundo presidente de la historia de Brasil en pisar la prisión por un caso vinculado a la operación Lava Jato, que desde 2014 ha investigado y condenado a decenas de políticos y empresarios. El otro es Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), quien cumple desde abril del año pasado una condena de 12 años y un mes por corrupción y lavado de dinero.

Temer, ahora de 78 años, fue vicepresidente durante el Gobierno de Dilma Rousseff y en esa condición la sustituyó en el poder en mayo de 2016, una vez que comenzó el proceso que acabó con la destitución de la mandataria por irregularidades fiscales.