Ir a contenido

VISITA OFICIAL

Macron pide a Pekín respetar la unidad de la Unión Europea

El presidente francés suma a Merkel y a Juncker a la reunión con Jinping para sentar las bases de la cumbre UE-China

Eva Cantón

El líder chino Xi Jinping se reúne con Jean-Claude Juncker, Emmanuel Macron y Angela Merkel en París. / LUDOVIC MARIN (AFP / VÍDEO: EFE)

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha pedido este martes al líder chino, Xi Jinping, respetar la unidad y la soberanía europea como requisito previo para construir una relación equilibrada entre la Unión Europea y el gigante asiático.

Una advertencia que pone de relieve el recelo francés ante la estrategia china de hacer negocios siguiendo un esquema bilateral y abriendo la puerta a la división en el viejo continente.

El diálogo con China es ineludible, pero hay ciertas reglas, ha venido a decir el presidente francés, anfitrión de un encuentro en el Elíseo con aroma de preparativos de la cumbre UE-China del próximo 8 de abril, en el que han participado la cancillera alemana, Angela Merkel, y el presidente de la Comisión EuropeaJean Claude Juncker.

“Estamos dispuestos al diálogo y a la cooperación y esperamos de nuestros socios que respeten la unidad de la Unión Europea y los valores que defiende”, ha resaltado Macron.

55 años de relaciones diplomáticas

Jinping realiza su primera visita de Estado a Francia coincidiendo con el 55º aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos países.

Si este lunes su agenda tuvo un carácter más bilateral, la segunda jornada puso el acento en las relaciones multilaterales y el vínculo con China, que los socios europeos quieren menos escorado hacia los intereses de la potencia asiática.

Sin negar las divergencias, el presidente francés se entretuvo en los puntos de convergencia para defender la participación de China en la construcción de un nuevo multilateralismo, hoy seriamente amenazado por la deriva unilateral de Estados Unidos y la guerra comercial entre Washington y Pekín.

Para ello hay que crear una “confianza estratégica”, especialmente en materia económica porque, recordó Macron, la UE es uno de los tres grandes polos económicos del mundo y los desequilibrios productivos pueden llevan a las sociedades a reclamar una protección legítima.

“Nuestra voluntad común es evitar que la respuesta sea fracturar el orden comercial internacional, una dinámica conflictiva o políticas de aislamiento”, ha proseguido.

La cancillera alemana, Angela Merkel, también insistió en que la UE debe “hablar con una misma voz” y en la necesidad de encontrar “el nuevo equilibrio” del que habló el presidente francés. El multilateralismo empieza por unas buenas relaciones bilaterales entre la UE y China”, ha apuntado.

La confianza fue una de las palabras clave del encuentro, sobre todo porque ahora mismo no existe. En este sentido, Xi Jinping pidió a sus socios europeos remediar ese clima permanente de sospecha hacia todo lo que viene de China.

Reciprocidad

“Las relaciones entre China y Europa están marcadas sobre todo por la cooperación aunque haya puntos de desacuerdo. Hay competencia pero es una competencia positiva. Tenemos que evitar desconfiar de los socios. Hay que dejar detrás esas preocupaciones” subrayó el líder chino.

El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, fue al grano. Le dijo a Jinping que esperaba de él “no solo que escriba poemas sino que cumpla sus compromisos” y que las empresas europeas encuentren el mismo grado de apertura en China que las chinas tienen en Europa. “Quiero una reciprocidad más articulada”, resumió.

Temas: Francia